Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    23.09.2013

    Como debía ser

    copiapo

    (Por Germán Gómez)

    Impecable, maciza, contundente, categórica, apabullante… Póngale usted el calificativo que quiera. Así fue la presentación que mostró el día domingo el cuadro copiapino frente a Deportes Temuco.

    Equipo sólido en todas sus líneas, finalmente Marcelo Miranda supo plantear una oncena sin puntos bajos y con un gran despliegue físico, punto que mejoró notoriamente gracias al trabajo en doble turno que se desarrolló durante la semana previa al partido, y que sirvió también para aclimatarse a las condiciones del juego (15.30 horas con más de 30 grados de temperatura).

    Descollante actuación nuevamente de JJ Albornoz, controlando el mediocampo y dando asistencias propias de su talento, impresionante trabajo del todo terreno Fredy Munizaga (que hasta se dio maña para anotar un gol), sólido retorno de Sebastián Villegas, uno que se extrañaba mucho y que vuelve para adueñarse de la banda izquierda, pasando a Bruno Romo de central que, como quedó demostrado, es su posición natural y la que mejor maneja, para que hablar de Víctor Osorio que sencillamente anuló el tránsito por el lado izquierdo del ataque temucano y en la parte ofensiva, gran trabajo de Jean Paul Dantagnan y Matías Sánchez, dos que venían pidiendo camiseta hace rato y que no desaprovecharon su oportunidad, siendo siempre apoyados de Luis Ignacio Quinteros que cada vez va mejorando y mostrando lo que se espera de un jugador de con su trayectoria y condiciones.

    En resumen, una victoria justa y merecida. Vencer a Temuco siempre será especial para los hinchas copiapinos, porque no es una victoria más, al contrario, es de esos “partidos aparte”, donde hay más que tres puntos en disputa, se involucran sentimientos, honor y orgullo, esos partidos donde hay que meter con todo, dejar el corazón y vida en la cancha para defender exitosamente la camiseta con el escudo del León de Atacama en el pecho. Así fue y así se disfrutó, pero ya queda atrás, desde ahora a pensar en el próximo rival: Curicó Unido y nuevamente en condición de local, a seguir por este buen camino. ¡Vamos Copiapó!