Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    18.12.2013

    A terminar un mal semestre

    latin

    Se empató a tres goles con La Serena y ahora para Deportes Temuco el horizonte apunta a terminar de la mejor manera contra el recién coronado campeón del Apertura, San Luis, en el duelo que cerrará el año futbolístico de los albiverdes en el Germán Becker.

    Lo cierto, y haciendo los análisis pertinentes, es que este semestre si bien tuvo algunas cosas buenas –avanzar dos rondas en Copa Chile-, en líneas generales se puede considerar como pobre, tomando en consideración que los anuncios eran que se iba a pelear en la parte alta. Y los indesmentibles números, indican todo lo contrario.

    Ahora, contra San Luis, tenemos la oportunidad precisa para que jugadores que no han dado el ancho en esta campaña puedan mostrar el por qué deben quedarse en el equipo, pensando en que el plantel es largo y que una reducción debería ser lo más idóneo pensando en que se está participando en un solo campeonato, tras la eliminación hace un par de semanas de la Copa Chile.

    Lo que también comienza a hacerse necesario es una definición rápida de la dirigencia en cuanto quién será el entrenador para el próximo semestre, tomando en consideración que la campaña que ha tenido Miguel Latín no es mala desde que asumió el desafío y que dentro de esos mismos números que hablábamos en el párrafo anterior, el equipo está dentro de los protagonistas desde que el ex lateral está en el cargo.

    Latín tiene a su haber varios puntos favorables para continuar: conocer el plantel, ha sumado victorias y -lo más importante- es que debido a que el tiempo apremia tiene mayores ventajas que todos los nombres que se han dado hasta el momento.

    Un Deportes Temuco que no ha dado el ancho durante este semestre vivirá en el duelo con San Luis el término de un primer ciclo de retorno en una división que nunca debió abandonar y acorde a lo prometido, debería tener un 2014 peleando en los lugares de avanzada. Todo lo contrario es un fracaso.