Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    16.05.2012

    Palabras sofisticadas

    A decir verdad, pensé en escribir sobre un tema bastante distinto al que terminé escogiendo. De hecho, sólo momentos antes de completar algunos detalles en el borrador, me encontré con los polémicos dichos del laureado arquitecto nacional Cristián Boza, que posteriormente produjeron su inmediata salida de la Universidad San Sebastián. Como hacen los gobiernos a la hora de enfrentar el resultado de una encuesta, traté de modificar el discurso “sobre la marcha”, rápida y eficazmente.

    Debo reconocer que me sentí aludido por sus palabras, aunque no soy arquitecto ni estudié en la USS. Me indignó la manera en la que Boza utiliza la condición social de sus alumnos para justificar el incumplimiento de sus propias expectativas académicas, apelando luego a sus viajes internacionales y a la elaboración de un “programa de arquitectura top” como herramientas que le permiten elevarse por sobre el resto de los comunes mortales. Sin lugar a dudas, la guinda de la torta fue la alusión a que el sofisticado esquema armado por Boza estaba fuera del alcance de “el hijo de un camionero”. “¿Cómo puede ser tan arribista?”, pensaba en esos momentos.

    Luego, con el paso de las horas, tendí a pensar en que, si bien las palabras del arquitecto Boza fueron bastante inadecuadas, no estaban totalmente alejadas de la realidad. Si algo nos dejó el Movimiento Estudiantil de 2011, fue la idea (hoy en día, aceptada transversalmente) que la educación chilena es una enferma crónica, aquejada de males que no se pueden tapar con un simple maquillaje. Considerando esto, es factible deducir que una gran parte de los alumnos que llegan a la Universidad carecen de conocimientos básicos para su edad, lo que confirmaría el pensamiento de Boza que un alumno “C3″ (seguramente proveniente de la educación municipal) no será tan buen estudiante ni se adaptará al programa universitario de la misma forma como lo haría un alumno “ABC1″, hijo de la eficiente educación privada.

    Sin embargo, no podemos pasar por alto el uso de la palabra “sofisticado” que Cristián Boza expone más de una vez en la entrevista. ¿Es válido expresar un concepto tan elitista como “sofisticado” en el contexto de la educación universitaria?; si la Universidad es el mayor espacio que tiene la sociedad para acercar el conocimiento a las masas, ¿debe ser ésta un espacio donde debe primar lo “sofisticado” o lo educativo? La misión principal fue, es y debe seguir siendo EDUCAR a aquellas personas que tengan la voluntad y los méritos para recibir dicha educación, no importando su origen ni ascendencia.

    En conclusión, Don Cristián Boza nos ha dado mucho de qué hablar en estos días (si no, que lo diga Twitter). Sin pretenderlo, sus toscas e indolentes palabras reflejaron que el Chile de hoy no perdona a quienes usan la condición social de las personas como razón para discriminar (me van a disculpar, pero no creo que TODOS los hijos de camioneros sean brutos e incultos. Sacar a colación ese punto fue una absoluta bajeza, y una discriminación encubierta). La meritocracia que anhelamos debe construirse sobre la base de todas las “primeras generaciones” que asisten a la Universidad, aunque a algunos les desagrade esa idea.