Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    25.07.2012

    No se metan con nuestro colegio

    Recuerdo que, cuando se reveló la acusación de abuso sexual en el Colegio Apoquindo de Santiago, me pareció curiosa la cerrada defensa que hacían algunos apoderados del establecimiento en la prensa. Como en este minuto estaba en Twitter, creí lógico escribir algo al respecto. Grande fue mi sorpresa cuando, algunos minutos después, me encontré con 2 respuestas de tuiteras que defendían intensamente a “su” Colegio, haciéndome ver que estaba equivocado en pensar mal de los apoderados, que la institución era buena y que todo este problema se aclararía pronto. Este hecho no hizo sino confirmar lo que pensaba: Muchas personas harían cualquier cosa con tal que “la burbuja” no se rompa.

    El camino fácil es decir “es que a los ricos sólo les importa la plata” y punto. Pero este problema va más allá de la plata y del estrato social. En realidad, se trata de mantener a toda costa las relaciones sociales que armaste durante tu vida, ese nivel que vas adquiriendo a medida que avanzas en la vida, a través del colegio apropiado, la iglesia indicada, etc., etc. Reconozco que es natural querer estar en un determinado grupo (basta recordar nuestra adolescencia para confirmarlo) y compartir con las personas que lo integran. Sin embargo, el problema se presenta cuando el grupo es más importante que tu. “Dentro del grupo eres importante, pero fuera de él estás por tu cuenta” (caso parecido al de las barras-bravas del fútbol).

    Esta semana supimos de otro caso de presunto abuso sexual en un colegio perteneciente a una orden religiosa. Más allá de aventurar culpabilidades, quisiera pensar que los apoderados de dicho colegio han aprendido la lección del Apoquindo y esperarán el resultado de la investigación para emitir su opinión. Así como no es prudente juzgar a los acusados antes de tiempo, tampoco los denunciantes deberían ser tratados como “mentirosos” sin antes haberlos escuchado. La integridad de los alumnos siempre debe ser más importante que el “prestigio” de una institución.