Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    22.08.2012

    El fútbol que me tocó vivir

    Ya se ha vuelto una costumbre que mi papá y yo conversemos sobre fútbol. Ya sea viendo un partido cualquiera o como charla de sobremesa, es un tema que nos une y, por qué no decirlo, nos apasiona. Sin embargo, sus historias relatan un juego de lucha, sacrificio y “amor a la camiseta” , lo que dista bastante del fútbol que me ha tocado observar desde que tengo uso de razón. Entiendo que la vida no es perfecta, así que para ganar en profesionalismo había que perder la esencia amateur, pero aún no me cuadra que este cambio haya sido tan traumático para los clubes de la zona.

    Es sabido que Concepción es una ciudad llena de contrastes. En el tema que nos atañe, tenemos por un lado a un club que si ya le constaba rendir profesionalmente como entidad, una vez dividido ha multiplicado sus problemas (ver 1, ver 2, ver 3, ver 4). En la otra vereda, existe una institución que, si bien parece haber encontrado el rumbo después de décadas de sufrimiento, piensa en “clientes” y “abonados” más que en “hinchas” o “socios”. Este punto hace que el aficionado sienta que su club lo ignora, lo que lleva a cuestionar ciertas inversiones que, por más maravillosas que sean, parecen estar más destinadas a eventos privados que al propio club.

    “Todo tiempo pasado fue mejor”, dicen por ahí. Esa frase no siempre es verdad, pero en este caso, no tengo argumentos para desmentir a mi Viejo. Su época fue espectacular, y la mía… Bueno,  ”es lo que hay”.