Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    06.07.2013

    De líderes locales y candidatos foráneos

    Dibujo

    La frase “hemos escuchado la voz de la ciudadanía” es tan habitual que ya podría caer en la categoría de slogan publicitario. Buscando sobrevivir a los nuevos tiempos, el mundo político se esfuerza por mostrar una cara amable y abierta a los cambios, por lo que necesita repetir hasta el cansancio aquellos conceptos que la gente desea escuchar. Sin embargo, en este punto debemos recordar otra frase, más antigua y conocida que la anteriormente citada: “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Si de algo podemos estar seguros es que, tarde o temprano, la fachada democrática y regionalista de nuestra política actual sucumbirá ante los arreglos “entre 4 paredes” y el centralismo histórico que impera en todos los rincones de Chile.

    En el transcurso de esta semana, nos enteramos que un ex-ministro está pensando en representar a Biobío en el Senado y que un senador en ejercicio ya tiene prácticamente decidido cambiar Angelmó por Lenga. En ambos casos (sobretodo en el último), se ha mencionado que estos ofrecimientos fueron efectuados por “líderes locales”, lo que supuestamente validaría su opción de representar a una región de la que no forman parte. Personalmente, me resisto a creer que alguien en el Biobío piense que la persona que podría representarlo mejor en el Parlamento está a 600 kilómetros de distancia, por lo que las palabras “orden de partido” me hacen sentido. Ante esta realidad, cabe preguntarse si puede ser llamado “líder local” una persona cuyo único propósito en la vida no es liderar, sino obedecer. Los partidos políticos existen para canalizar las inquietudes sociales, y si en nuestra zona se demanda mayor participación y una descentralización efectiva,  lo mínimo es que se actúe en concordancia y se propongan medidas que contribuyan a avanzar en ese sentido. Bajo ningún concepto es aceptable que las voces que planteen las problemáticas del Biobío se busquen en Santiago.

    La política regional ha hablado, y demuestra que sigue sin escucharnos. Además, comienza a dar muestras que ni siquiera es capaz de representarnos como corresponde. ¿Seguiremos confiando en los “líderes locales”? ¿Será el momento de oxigenar la región con personas que se atrevan a representar nuestros planteamientos? ¿Podremos tener candidatos que, como mínimo, sepan ubicar el rio Biobío en el mapa? De aquí a Noviembre, puede pasar cualquier cosa. Por nuestro bien, espero que las novedades no lleguen primero a Carriel Sur.