Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    07.08.2014

    Canal 13 Concepción: No está muerto quien pelea

    canal 13 conce
    (Por Daniel Chávez)

    La primera vez que firmé en apoyo a una campaña ciudadana fue cuando tenía 10 años. Recuerdo que caminaba por Barros cuando, de repente, una persona me ofreció participar. En esa época recién había sacado mi primera cédula de identidad (léase, el carné), así que el R.U.T. estaba fresco en la memoria. En menos de un minuto, había expresado mi apoyo a la causa y tengo que reconocer que me sentí bastante bien al hacerlo. El problema fue que la recolección de firmas no fue suficiente para detener lo inevitable, y el ya mítico Canal Telecinco de Concepción terminó por cerrar sus transmisiones, luego de más de 20 años de funcionamiento.

    Esta pequeña anécdota sirve como preámbulo para comenzar a descifrar lo ocurrido antes y después del anuncio de cierre de Canal 13 Concepción. Y digo “descifrar” en vez de “analizar” porque el análisis es bastante simple: La presión de la opinión pública penquista originó la vuelta de carnero más grande que Canal 13 haya registrado en el último tiempo. Ahora, ¿cuál fue el origen de esa presión? Ese es otro tema.

    En mi opinión, el dilema no se centró en la pérdida de puestos de trabajo o en la enésima desaparición de un medio de comunicación en Concepción, sino en que el negativo análisis de rentabilidad se hizo desde Santiago. Es decir, el dinero no es un problema a la hora de comprar teleseries de Turquía, España y Brasil, pero si se trata de mantener un pequeño canal de televisión regional, la cosa cambia. Caso parecido al del soterramiento de la línea férrea o el Biotrén a Coronel, proyectos cuya existencia es un cúmulo de negativas, rediseños, estudios y justificaciones, por el simple hecho de emplazarse en una región que no es la Metropolitana. Entonces, ya lo tenemos claro: En el país de los sordos, tendrá que ser escuchado quien grite más fuerte.

    Sin duda, la rápida reacción ante la noticia provocada en redes sociales, sumada al apoyo de periodistas, académicos y autoridades regionales, fue fundamental para doblarle la mano al ex canal católico, obligándolo a continuar con las transmisiones desde el edificio ubicado en plena esquina de Barros con Pinto. ¿Será este el fin de la resignación penquista ante la inercia cotidiana?, ¿se mantendrá el espíritu de unión que vimos la semana pasada?, ¿reaccionaran las autoridades regionales con igual vehemencia a la hora de defender los intereses de la comunidad por sobre los de Santiago en una situación diferente? Creo que todo eso, y mucho más, lo veremos en un próximo capítulo… Quizás, en el 13.