Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    22.07.2013

    Llegó visita… a conocer el Reitimiento

    ritimiento

    La semana que acaba de terminar tuvimos visita de la capital de Chile: un desconocido-conocido de twitter, @LimpiarPescao (Juan Pablo Mellado), experto en cocina chilena y miembro del staff del canal “El Gourmet”,  que vino a Chiloé para registrar el XIII Reitimiento de chancho de Queilen 2013, organizado por el Departamento de Cultura de la Ilustre Municipalidad de Queilen.

    Nunca había estado en un Reitimiento, por lo que un amigo aun más chilote que yo, @mandradeb, nos explicó el proceso: “El Reitimiento se realiza en una minga donde participan numerosos vecinos o familiares, ya que se necesitan muchas manos: desde un experto matador de chanchos (que debe saber clavar con precisión un cuchillo en el corazón del animal que abastecerá de: carne, chicharrones, sangre e interiores y, por supuesto, la tan necesaria grasa de cerdo) hasta mujeres que cocinan sopaipillas, roscas y milcaos para que nadie quede con hambre más otros voluntarios que lavan tripas para hacer las prietas, pelar y moler papas, hacer masas; entre los numerosos quehaceres”. Por supuesto, hay que considerar el carrete que significa juntar a 40 personas por una causa alimenticia de tamaña magnitud.

    El 90% del tiempo que estuve con @LimpiarPescao fue comiendo y  hablando de Chiloé en la ciudad de Castro. Los escenarios que nos cobijaron durante nuestras conversaciones fueron: una picá castreña para comer variadas preparaciones de mariscos y pescados y quedar con el “ombligo parado” (dato proporcionado por el amigo que sí sabe de reitimientos, @mandradeb) y al día siguiente en la mañana una picada más conocida: las marisquerías del mercado Lillo, donde venden porciones individuales de erizos, almejas y piures y más; todo ultra fresco con salsa verde!!!… Súper barato, lejos la mejor comida callejera del mundo entero.

    El 10% del tiempo restante los usamos comprando una frazada chilota en el mercado de Castro. @LimpiarPescao venía por primera vez a Chiloé y nos contó del proyecto colectivo en el que participa que se llama Pebre.

    Sipo, comiendo todo el rato, todas esas ricuras que enumeré más arriba. Hablamos también sobre las relaciones humanas que se dan en Chiloé, donde por sobre la dinámica tan conocida en Chile del “patrón de fundo”;  aquí se da una cooperación horizontal de manera muy natural entre vecinos y comunidades en muchos de los procesos y faenas especialmente de la zona rural. Las clases sociales en Chiloé no tienen  grandes  ni claras divisiones, todos trabajan con todos, todos son parientes de todos, todos fuimos a los mismos liceos y escuelas básicas. Las distancias físicas y sociales son cortas.

    Aunque por otro lado, veo a Ancud y Castro más allá de sus  periferias rodeadas de una siembra de grandes casonas y hacia el interior la ciudad llena de nuevas poblaciones, situación que  polariza la sociedad tal como la creación de las escuelas privadas produjeron  que los chicos ya no se mezclan desde la escuela con niños de diferentes realidades económicas, enumeradas como un par de factores solamente… Es dura tarea la de proteger y mantener vivas en el tiempo estas valiosas relaciones de  de cooperación por sobre las relaciones de competitividad.