Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    23.07.2014

    Empezó el segundo tiempo del fútbol chileno

    renteria
    (Por Cristian Venegas)

    Ha sido un año olvidable para todo aquel que odia el fútbol. En el 2014 la pelota no ha parado de moverse, ni va a parar… tenemos goles para rato. Entramos a la segunda mitad del año, tras un largo entretiempo de casi dos meses. No nos quejamos, el Mundial estuvo muy atractivo. Bueno, hasta que aparecieron las semifinales con Argentina, Alemania (justo campeón), Brasil y Holanda que lo arruinaron todo. La mezquindad de sus propuestas futbolísticas demostraron una sola cosa: quienes menos arriesgan más alto llegan. Anote si quiere ser campeón del mundo.

    Final en el Maracaná y estamos obligados a pasar del “Modo Mundial” al “Modo Felipe Flores”. Carne de wayuua versus mortadela lisa… Que no se piquen los #FelipeFloresLovers, es una broma (esperemos que efectivamente sea).

    Para ustedes y yo, el domingo empezó el segundo tiempo. Para la ingeniería del fútbol profesional, que piensa más en sincronizar su reloj al del mercado de piernas (Europa), es el primer tiempo. En nuestro sistema de Primera División, terminamos la temporada empezando el año, y se empieza terminándolo. ¡Qué incongruencia más ociosa! Pies a la cabeza, cabeza a los pies. Clausura al abrir, Apertura al cerrar. Éstas son las verdaderas razones por las que uno echa de menos a Julio Martínez o a Sergio Livingstone. Con la autoridad de los años ya habrían dicho “¡Qué tontería más grande!”, “¡Qué invento más inútil!”…

    Sin embargo, por algo nosotros estamos acá, y la dirigencia allá. Al fin y al cabo, el fútbol profesional es una actividad privada y particular, ellos deciden. Los hombres fuera del juego, a consumir y consumir la entretención del domingo.

    El segundo tiempo es la última mitad de un vaso. No es que yo sea un bebedor, pero me imagino una copa de ponche de durazno o frutilla. Las presas de fruta, llenas alcohol-y que son las que verdaderamente emborrachan- se quedan abajo, para el último sorbo. La gracia del ponche está justamente en esa parte, en la final. El resto es puro jugo no más.

    Ojalá que ésta analogía entre el vaso de ponche y el fútbol chileno se entienda y se cumpla. Es decir, que lo mejor esté por venir en los seis meses que nos quedan.

    Que Mirosevic tenga su revancha en la Unión; igual que Lasarte en la U; que San Marcos de Arica no vuelva al potrero con la velocidad de un suspiro; que Beausejour se olvide que alguna vez jugó en Chile y se traiga un poquito de fútbol inglés en su maleta; que Barnechea se instale fuerte y “de una” en la división, así como ya lo hicieron Cobreloa y la U. de Concepción; que Antofagasta haya encontrado el camino tras despedir y contratar a la mitad de su plantel; que Cobresal siga pataleando para no desaparecer en una ciudad pequeña y camino a ser un espejismo; que Cobreloa vuelva a mostrar la astucia de un zorro en la altura de Calama; que más yumbelinos se hagan hinchas de la U. de Concepción; que Huachipato serpentee el drama económico de la empresa; que los iquiqueños limpien las heridas de su terremoto; que los porteños apaguen sus llamas sociales del fuego que las desnudó; que La Calera no olvidé que tuvo entre sus filas al mejor jugador chileno de todos los tiempos (¿por qué no tener otro?); que O’Higgins siga construyendo monasterios; que en Chillán se acuerden del “Ñublenchester” y la “Longaniza Mecánica”; que los cruzados rompan la maldición del pan quemado en la puerta del horno; que el “Tino” siga haciendo patria lejos de su bombardeada nación; que los tanos aprovechen el nivel del “Pele”, o sea… de Pellicer.

    En tanto, que Jorge Sampaoli no nos enrede la perdiz con sus explicaciones rebuscadas, porque en dos segundos puede decir lo mismo. Economía de saliva. Además Bielsa hay uno sólo.

    Que llegue a un acuerdo en la reforma tributaria… del fútbol chileno (que duerme tras la caiga de Harold) para que los clubes pequeños realmente prueben la “dulzura” de platas del CDF; y para que no existan clubes “palos blancos”, que ayuden a burlar impuestos argentinos por los pases de futbolistas…

    Que se llegue a un acuerdo en la reforma educacional… de Bachelet para que llegar al fútbol profesional no sea la única alternativa de éxito para los cabros del barrio. Es posible, aunque el ministro Eyzaguirre se muestre más confundido que Rudy Gutendorf y Xabier Azkargorta, juntos.

    Que las S.A. deportivas entiendan que el socio es más importante que el accionista y el abonado. Los socios son eternos, los otros se van si se acaban las lucas. Además, que no se hagan los locos sobre su gestión. Recuerden que en diciembre del año pasado, algunos clubes estaban endeudados y la ANFP gestionó un préstamo bancario de 30 millones de dólares para pagar, igualito que en el sistema de administración anterior…

    Hay que tener esperanza que este segundo tiempo será mejor que el primero, que es el segundo para la ANFP, porque el anterior era el primero para ellos, y para nosotros era el segundo, o el primero… ¡Bah! Ya me perdí otra vez…