Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    02.02.2015

    Después de Alexis no hay nada

    alexis
    (Por Cristian Venegas)

    El criminal desempeño de la Sub 20 nacional en el último Sudamericano, la actual campaña de la Sub 17, y el triunfo enjabonado ante Estados Unidos en Rancagua dejan una evidente verdad bastante impopular: hasta el momento, no hay ningún futbolista chileno (bajo los 25 años) capaz de acercarse un poco a la calidad excepcional de Alexis Sánchez.

    Si bien es cierto que la Selección no se debe componerse de un “Alexis + 10″, no es menos cierto, que sin el tocopíllano el equipo es otro. Basta con imaginarse los riesgos de una lesión ad portas de la Copa América, torneo que con más sueño que fútbol Chile pretende ganar. ¿Quién tomará el lugar del delantero? ¿Cuántas posibilidades tiene la Roja de hacer una buena actuación en la copa? Siendo sensato, sin un pilar de la magnitud de Alexis, pocas, muy pocas.

    Para el Mundial de 1974 estaba en plena vigencia Elías Figueroa. Bastó una descollante actuación suya para que se hablará bien de la Selección durante el torneo. El futbolista chileno más laureado del siglo veinte, al igual que Pelé y Garrincha, nunca jugó en Europa. Este dato, hace ver con mayor distancia la presencia actual de los nacionales en canchas de Inglaterra, España e Italia. Hasta mediados de los años noventa, a lo más, los equipos podían contar con tres foráneos. Hoy los cupos tienen breves límites en el viejo continente. Como para tener en cuenta que la simple presencia regular en Europa, no puede ser la información más relevante en la búsqueda del sucesor de Alexis.

    Para el camino de Francia ’98 gran parte de la clasificación estuvo en las manos (o en la cabeza) de Marcelo Salas e Iván Zamorano. La posterior baja en el nivel de estos, y la improductiva renovación generacional condujo al desastre en la clasificatoria para Corea y Japón (2002) y la mediocridad en el camino al campeonato de Alemania (2006). Tuvieron que pasar ocho años desde Francia para que una nueva camada de futbolistas llevara a nuestro fútbol a un nivel superior. Es todavía un misterio (digno para Salfate) lo que sucedido con aquel plantel medallista en Sydney que prometía mucho. Aunque David Pizarro,Rodrigo Tello y Claudio Maldonado alcanzaron buenas campañas afuera, pero con la Roja adulta nunca fueron desequilibrantes. Simplemente, se los llevó la noche de los tiempos.

    Hoy parece una “Sánchez-dependencia”, pero es dable redundar en que un buen equipo se compone de buenos jugadores, o al menos, una parte del plantel es virtuoso. Los sistemas en cancha funcionan en la medida que los jugadores obedecen ciertas líneas y se potencian entre sí. Prueba de esto último es el fortalecimiento y “efecto-par” de Julio Barroso sobre Cristian Vilches en Colo-Colo, muy notorio sobre todo con la suspensión del argentino. Por allí pasa en parte la vitalidad de la presencia de Alexis… obviamente, aparte de todo el grandísimo talento.

    Lo que preocupa es la posible ausencia en cancha del hombre del Arsenal, más precisamente, el futuro de dicha ausencia. De nada hoy sirve la ancestralventa de pomada de los veedores y representantes de jugadores, referida a la frase”este cabro es mejor Alexis a la misma edad”. Pablito Ruiz pintaba para Luis Miguel, también.

    Aquí la responsabilidad no la tienen Sampaoli, Borghi ni Bielsa; la responsabilidad por los resultados y el futuro del fútbol chileno pertenece transversalmente a las diversas dirigencias de la ANFP, sin exclusión. Cuando se eligió bien al encargado de las selecciones menores y se privilegióun proceso se tuvo como resultado dos participaciones consecutivas en mundiales Sub-20 (con un mezquino tercer lugar) de la mano del menospreciado José Sulantay. Y que no se diga que el periodo de Harold Mayne-Nicholls fue fecundo. Las apuestas de Ivo Basay (quedó en primera fase del sudamericano) y César Vaccia (se jugó en Chile y tampoco superó la ronda inicial).

    Además, existe un evidente problema de articulación entre las selecciones adulta y las menores. Así pues, cada uno en su parcela, habrá pan para hoy, hambre para mañana. Sampaoli no mirará más allá de sus años de contrato. La ANFP debería saber que todo proyecto que se precie de serio debe cumplir con el criterio de la auto-sustentabilidad, es decir, que independiente de quien esté, los objetivos y las metodologías se mantienen intactos y permanentes.

    Por lo visto, más por falta de trabajo estructurado y búsqueda que por ausencia de talento, se ve aún lejana la presencia del chico atrevido capaz de, con propiedad, talento excepcional y trabajo, decirle al mundo: “quiero ser campeón del mundo”. Nadie le hace sombra al bueno de Alexis, y el recambio todavía viene sobre una mula.

    Hasta ahora, cómo decía el Flaco de dinamita Show, “puras promesas, no más”.