Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    27.05.2015

    Paranoia en Requinoa

    requinoa
    (Por Cristian Venegas)

    Martes en la mañana y en el programa “Palabra Que Es Noticia” de Radio Futuro, el abogado constitucionalista Fernando Atria graficó de un modo bastante particular la paranoia de los sectores conservadores ante la posibilidad de una Asamblea Constituyente: “Este grupo ha creado sus propios fantasmas, por ejemplo, la expropiación. El problema es que los fantasmas son del tamaño de la imaginación de cada persona”.

    A ciento veinte kilómetros de distancia, en Requinoa (VI Región) pululan otros fantasmas; los que ha germinado la mente de Jorge Sampaoli. El hermetismo insólito en el trabajo de la Selección ha llegado a traspasar los límites del sentido común sobre lo que es un ejercicio deportivo profesional, la vida privada y pública, y los derechos.

    El problema es que hay quienes aplauden el baile. La propia ANFP ha blindado la enfermiza opción del adiestrador por separar su trabajo de los medios y agentes que permiten justamente su funcionamiento. Hablamos de prensa e hinchas. Es efectivo, los jugadores necesitan “tranquilidad” para trabajar, pero no “soledad”. Son dos concepto disimiles, pues uno dota de bienestar y el segundo es, a la larga, dañino.

    De uno u otro modo, la ANFP actuó como lo hace cualquier empresa privada que cuida de sus funcionarios para un mejor desempeño. ¿Suficiente con ello? No. Aunque no lo crea el lector, la locura ha traspasado lo meramente anecdótico y deportivo. Se ha llegado al extremo de oficializar un decreto alcaldicio (N° 1.423. 20 de mayo) para restringir el acceso a la calle de servicio (vía pública) que permite el acceso a las instalaciones pertenecientes a O´Higgins, y que hoy ocupa la Roja. Esto significa que, incluso el propio Estado, ha facilitado la transgresión para la circulación de las personas a favor de la paranoia… de un entrenador de fútbol.

    Como si no hicieran falta carabineros en las calles, tres funcionarios de Requinoa, más un cuartel móvil, están destinados a seleccionar, previa lista, a quienes entran y salen del espacio público, ahora restringido. Se sabe quiénes pueden o no, porque hace unos días se empadronaron a los habitantes del sector y los trabajadores de predios cercanos, tal como fue informado en su momento por El Mercurio y La Tercera.

    Frente a este uso desquiciado de los recursos del Estado, ¿cuál fue, es o será el aporte de la ANFP, una entidad privada, para compensar a la ciudadanía por las molestias? ¿Entradas gratuitas de la Copa América para los habitantes de aquella comunidad (no decimos para alcaldes o carabineros, porque aquello sería irregular, y hoy no está “el horno para bollos”)?

    Aparece otra pregunta clásica: ¿de quién es la culpa, “del chancho o de quien le da el afrecho”? Esto es, el capricho y paranoia del cuerpo técnico chileno ha contado con el beneplácito de muchos actores. Otro cuestionamiento que surge es ¿por qué? Porque suponen que ha dado algún tipo de resultado deportivo positivo. Es decir, la hipótesis plantea que ocultar la metodología de trabajo de Sampaoli permite ganar partidos. La realidad podría demostrar que efectivamente los resultados han sido buenos, pero es cuestionable confiar en que el “secretismo” impuesto por el argentino haya sido el factor preponderante a la hora de evitar derrotas.

    Una prueba de esto último se relaciona con que a Chile le viven haciendo los mismos goles (contragolpes con alta velocidad y cabezazos). Ergo, ¿para qué la Roja se aísla si no trabaja secretamente, ni supera aquello en lo que se falla? Así, el “Operativo Búnker” para evitar espionajes y distracciones, consecuencia de la paranoia, podría no tener mayor sentido.

    De este modo, podríamos estar presentes ante un operativo que incluye recursos privados y públicos para satisfacer una excentricidad que poco y nada podría repercutir en ganar la Copa América. Una monomanía y fantasía propia y habitual de quienes habitan Juan Pinto Durán, y construyen sus fantasmas.

    Así como dijo el mencionado abogado del inicio de esta columna, el problema de los fantasmas es que su incidencia depende de la capacidad de imaginación de quien los inventa. Y por imaginación Sampaoli no se queda…