Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    29.07.2013

    Tropiezo en el inicio

    ormeño

    Debo decir que me preocupa este inicio de campeonato. Se entiende que vaya sólo una fecha, pero el rendimiento en Copa Chile ya había sido observado. Se veía un equipo que, a pesar de terminar invicto y clasificar a la siguiente ronda, no jugaba bien. Hay varias falencias preocupantes a destacar y que el plantel no ha logrado sobrepasar.

    Primero, y la más preocupante, es la falta de gol. David Llanos está lesionado; Reynero no juega como lo hacía en Rangers; Simón viene recién llegando y la paciencia con Falcone ya se acabó. Estamos hasta el cuello con este problema. La única posibilidad de ganar es manteniendo nuestro arco en cero, ya que sólo el hecho de anotar una vez está siendo difícil. Por más mal que se haya ido de Huachipato, echaremos mucho de menos a Braian Rodriguez.

    Segundo, la imposibilidad de ganar de local. En un mundo exitista como el que poseemos, y con las entradas al valor que se venden, si no encajamos un par de victorias consecutivas de local, sólo quedaremos los 2.500 de todos los partidos. Y así, la buena campaña del título de hace un año no habría logrado nada en cuanto a masificar la pasión por Huachipato en el corazón del hincha. ¡Debemos ser imbatibles en el CAP!

    Tercero, algo que se viene observando hace tiempo y que ante Santiago Wanderers se repitió. El tener que ver a un equipo de reacción. Los de Valparaíso venían sin cinco o seis jugadores importantes de baja y ellos tomaron la iniciativa en el CAP. El toque-toque del 4-4-2 habitual no funciona con este nuevo esquema de tres centrales. Se necesita ser punzantes, atacar con mayor frecuencia y, por sobretodo, se necesita físico para volver a defender.

    Ya pensando en la próxima fecha, nos espera Talca. Sábado a las 20:00 hrs. Ante un equipo que viene de una gran victoria a la U a domicilio. Complicado partido ya que la última visita que les hicimos nos golearon. Vamos Huachipato. ¡A retomar la senda del triunfo!