Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    25.04.2011

    Los vip chilensis

    No tengo nada contra la farándula pero la verdad es que me impresiona cómo gente tan irrelevante se ha convertido en el último tiempo prácticamente en referente y tema de Estado. Si en algún minuto se le dio al fútbol el sello de “el opio del pueblo” creo que hoy la distracción que provoca la farándula anda cerca – si es que ya no lo ha superado- de robarle el sitial al “jogo bonito”.

    Me acordé de esto porque hace pocos días pude ver al pasar una nota en uno de los populares programas de TV sobre cuánto gastaban los famosos. Me llamó la atención que se refirieran a personas como Adriana Barrientos, Janis Pope o Catalina Pulido entre varios otros, como gente vip (very important person) ¿vip dijeron? Lo insólito, es que con su cara llena de risa, la Barrientos reconocía sin remordimientos que gastaba no sé ya cuántos palos en vestirse y otros tantos en carteras Louis Vuitton. Juro y rejuro que no es envidia, en serio, tengo mis períodos traperos y consumistas, pero me reconozco culposa, no podría gastarme tantas lucas en mí. Pero ese no es el tema.

    Trato de rebobinar y pienso en cómo fue que estos personajes televisivos llegaron a convertirse en gente vip, ¿no será que perdimos un poco las proporciones? Hablemos de famosos, de conocidos, de chicos de la tele, pero ¿vip? Sinceramente encuentro inmoral que estos señores y señoritas, cobren lo que cobran por ir a mover el trasero o mostrar tonificados torsos en discoteques y que además luego se les catalogue de vip, me parece un exceso, sobre todo en un país como el nuestro donde el sueldo mínimo es de 172 mil pesos, o sea, un trabajador en Chile ni siquiera gana 6 lucas diarias. Lo peor de todo es que somos nosotros mismos, sí usted y yo, los que los hemos convertido en lo que son: Edmundo Varas no sería más que un futbolista de segunda si no fuera por las portadas de LUN; qué me dice de Arenita – ¿Arenita dije?  - ni siquiera sé de dónde salió esta niñita. Gracias al ráting que dan estos personajes, a las ventas de diarios con portadas escandalosas, estos jovencitos y jovencitas se han convertido en los “monstruos” que hoy son.

    Sé que el tema da para mucho, me dirán que lo mismo pasa con los futbolistas, es cierto, pero pienso, sin dejar de considerar igualmente que son desproporcionados sus abultados sueldazos, que por lo menos ellos tienen un talento: jugar bien a la pelota.