Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    12.05.2011

    La casa de los curitas

    Leo y releo la nota de El Mostrador, reviso en otros portales que han hecho eco de la noticia y no me convenzo. El arzobispado de Santiago adquirió una casa en Providencia que compartirán el cardenal Francisco Javier Errázuriz y el obispo de Temuco, Manuel Camilo Vial. Nada de otro mundo si no fuera porque la casita de 260 metros cuadrados, costó nada menos que 240 millones de pesos. ¿No será mucho?No sólo pienso en el alto costo de una casa pensada en el retiro de dos sacerdotes, nadie dice que los curas también tengan derecho a una vivienda para sus días de alejamiento de la vida pública, lo que cuestiono es la falta de sentido común, la total ausencia de austeridad sobre todo, insisto, pensando en que los beneficiarios de esta adquisición son dos hombres de iglesia.

    ¿No lo habrá analizado previamente el arzobispado? ¿No previó la polémica que generaría conocer los detalles de la adquisición de este bien raíz? ¿No habrán sido ya suficientes las polémicas en las que se han visto involucrados algunos sacerdotes católicos vinculados con casos de pedofilia?

    Las explicaciones posteriores suelen dejar un gusto amargo y de inconformidad. El departamento de Opinión Pública del Arzobispado de Santiago aseguró tras conocerse públicamente la noticia que la casa para los arzobispos eméritos de la arquidiócesis fue comprada con dineros que se donaron expresamente para esos fines.

    La información entregada por este departamento señala que en el año 2009, el Instituto Casa del Clero San Juan Evangelista, fundación canónica del Arzobispado de Santiago, recibió una donación con el deseo expreso del donante que se empleara en la adquisición de una vivienda y oficina de trabajo para los arzobispos eméritos de Santiago.

    Ok, perfecto, pero estamos hablando de una casa de 240 millones en un país donde aún hay personas que viven en la calle, donde aún miles de familias esperan por años un subsidio para cumplir con el sueño de la casa propia. ¿No les sonará a descriterio digo yo? Las explicaciones intentan explicar en este caso algo inexplicable. Las críticas eran esperables. Ahora, la casa de Suecia 2028 ya fue adquirida así que éstas como tantas otras palabras en contra no son más que una raya en el agua.