Despejado | 27º C 22% H

01.12.2014

“Estoy de aniversario así que déjate caer por la casa esta tarde”. Fue la extraña invitación de Gabriela. Tan extraña que no pude resistirme y a eso de las 19.30 estacionaba con dificultad en la estrecha calle donde vive con sus cachorros. Estaba distinta, menos delgada, con cara de cansada, pero creo que con menos tristeza que la vez que la encontré en el supermercado y me contó que se había separado. Sus niños no pensaban perderse la tertulia, pero acostumbrados a acostarse con las gallinas sucumbieron al sueño: uno sobre el sillón y el otro en la alfombra. La ayudé a llevarlos a sus camas y retomamos la conversa

LEER MÁS »

19.11.2014

Cada cierto tiempo, vienen a mi memoria las sensaciones que tuve después de ver, hace muuuuucho tiempo, la película danesa “La Celebración”, una joyita escrita y dirigida por Thomas Vinterberg. El film no es para relajarse en absoluto y aborda, o más bien, desnuda, esa intimidad tan celosamente guardada de las familias. El caso de la película, sin duda es extremo – el connotado patriarca no es más que un asqueroso pedófilo que violó a sus hijos – , pero devela ese comportamiento tan clásico de custodiar a como dé lugar la “imagen” de invulnerabilidad de “la familia”, entre comillas y en negritas

LEER MÁS »

25.09.2014

Gabriela era la mina de la que todos mis amigos se enamoraban. No era la niña popular de la U pero sí tenía fama de serlo. Tenía esa belleza especial, no era que fuera tan linda, pero creo que eran la mezcla entre su carácter y una cara de ángel y demonio. Siempre tuvo suerte en el amor. Tipo que le gustaba caía rendido a sus pies

LEER MÁS »

17.09.2014

Buscando en un portal sobre chilenismos encontré el origen de porqué a los amantes se les llama “patas negras”. Según el portal “El Definido.cl” se llama así a las personas que se involucran amorosamente con alguien que ya tiene pareja o es casado. Según este portal, la expresión habría nacido en Lota y era el sobrenombre de un minero del carbón que trabajaba de noche y que al terminar su jornada, temprano en la mañana, visitaba a escondidas a la esposa del jefe de la mina

LEER MÁS »

03.07.2014

Es tan difícil escapar de los estereotipos que construimos socialmente que a veces nos cuestionamos si lo que sentimos y expresamos es realmente lo que es o no es más que lo que socialmente debemos sentir y expresar. Fue una publicidad la que me hizo pensar en escribir esta columna y el comentario de una amiga a la que su amante furtivo le reprochó haberlo hecho sentir “como una mujer” en la cama

LEER MÁS »

25.06.2014

Si es de los fanáticos recalcitrantes del futbol y el mundial, no siga leyendo porque de seguro terminará odiándome y no quiero granjearme la ira de nadie. Simplemente, quiero representar en estas líneas a muchas, sí, sé que son muchas, y no pocos tampoco, los que ya estamos chatos del bendito “modo mundial”

LEER MÁS »

09.06.2014

A veces pienso y confirmo que las mujeres de verdad somos bien, pero bien pajeras. Lo digo en buena considerándome la reina de las pajeras: me encantan los caldos de cabeza, darle vueltas al asunto y volver una y otra vez al punto como si se tratara de un tratado sobre trigonometría. Si una mujer es pajera, imagínense a cinco…uf…agotador, pero al mismo tiempo, sanador. Entre nosotras nos entendemos porque hablamos el mismo código

LEER MÁS »

08.05.2014

Puede que mi amiga haya andado medio estresada y quizás hasta depresiva, pero no pude dejar de encontrarle sentido a lo que con tanta vehemencia dijo a propósito de las calamidades que han ocurrido en Valparaíso. Su frase para el bronce fue que si una ciudad desaparecía del mapa, esa iba a ser Valparaíso…así de optimista

LEER MÁS »