Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    23.12.2011

    Un año de revoluciones

    Atrás quedaron las cientos de noticias de todos los estilos, colores y matices que hubo este año. Pero aunque muchas de ellas queden para adornar los archivos de la prensa, hay otras que marcarán el destino de Chile en algunas áreas del quehacer humano. El conflicto estudiantil cabe en este último concepto y qué bueno que haya habido un remezón de este tipo, porque harto que nos falta para tener una educación de calidad de Chile.

    Pero este año, un 2011 que partió tibio, ha dejado una huella perceptible en el mundillo de las redes sociales. Un crecimiento explosivo de Twitter puso en claro que gente con ganas de expresar ideas hay mucha en Chile. Hubo algunos que se cayeron con sus declaraciones en la red social del Pajarito, y otros funcionarios fiscales que hasta la pega les costó mandarse un condorazo con sus tuits. Esta revolución tuitera hay que vivirla y aprender de ella.

    Lo claro, pese a que algunos se las dan de sabelotodo, es que son pocas las autoridades que manejan el real sentido que tienen estos medios que ofrece la web 2.0. La herramienta también ha sido usada por personas como el llamado “Mente Enferma”, un sujeto que a todas las luces necesita ayuda. En este último caso, Twitter cae en esa contradicción que contiene la libre expresión, que, creo, se acaba cuando daña la dignidad de las demás personas. Una revolución en la que aparecen disparates como este es normal, pero se debe actuar para controlar la expansión de aquellos fenómenos que dañan la esencia de la dignidad.

    Y ahora si de tuiteros influyentes se trata, no hay quedarse con la inconformidad de no estar de acuerdo con quienes ocupan el primer lugar en este ranking, pues lo mejor de la revolución de Twitter es que cada persona puede elegir a quien sigue y el denominado TL (Timeline) se lo arma uno mismo. El resto es puro lamento innecesario.