Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    28.05.2012

    Siempre después

    Vivir mejor, en ambientes sanos y con trabajo. Esa es la consigna de muchas personas. Son ideales básicos para que todo ser humano pueda sentirse feliz. Pero qué pasa cuando una de estas condiciones no existe.

    Pasó en Freirina. La planta de cerdos les llevó trabajo a algunos habitantes del pueblo. Sin embargo, esa misma empresa se encargó luego de llevarles problemas: malos olores fundamentalmente. El proyecto contaba, según lo han dicho las propias autoridades ambientales, con los respectivos permisos. Sin embargo, terminó no cumpliendo con darle a la gente mejor calidad de vida y menos un ambiente sano.

    Se dice que faltó más fiscalización. Y en este área, quizás, es donde debe enfocarse el trabajo de las instituciones de un país que quiere ser desarrollado. No sacamos nada con crecer tan aceleradamente, y eso se traduce en daño ambiental, problemas para las personas y conflictos que terminan a piedras y palos entre carabineros y los mismos afectados de siempre: los pobres.

    Fiscalizar más: que no haya empleadores mañosos, que las empresas cumplan sus compromisos medioambientales, que la vida no sea tan injusta para quienes no tienen cómo defenderse. En eso debiera avanzar más Chile; y por supuesto que también en un sueldo mínimo que ofrezca un reajuste más alto que el que se pelean los señores políticos año a año sin mucho eco en la realidad. La fiscalización, en todas las áreas, debe ser antes y durante, no después. Porque hasta ahora la mayoría de esas fiscalizaciones es siempre después; claro después que la gente sale a la calle a gritar, lanzar piedras e insultar carabineros.