Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    07.06.2013

    Un turismo al debe

    san antonio

    El turismo no es sólo hacer un par de fiestas del vino y juntar a un grupo de conspicuos personajes de la zona en medio de las costosas botellas de Pinot Noir. Tampoco debe ser exclusivamente el archi usado concepto de Litoral de los Poetas. Pienso que el turismo en la provincia de San Antonio debe ir más allá de los “buenos eventos”, debe apuntar sobre todo al mejoramiento de la calidad de la información y de la atención que reciben quienes llegan a una de nuestras seis comunas.

    En los últimos años ha habido un esfuerzo por parte del Programa de Turismo de Intereses Especiales Litoral de los Poetas de Corfo por hacer una gestión acorde a las necesidades de esta zona. Son válidos avances que nadie puede desconocer y cuyo seguimiento se puede apreciar en el sitio web de dicho organismo.

    Tenemos al mejor chef de Chile en Isla Negra, la nueva Casa de Vicente Huidobro en Cartagena, el aumento de la oferta habitacional de Algarrobo y El Quisco. Todo eso y más encaja en lo hoy está pasando.

    A la oferta rica en pescados y mariscos, hoy nos venden sushi, comida peruana, comida italiana y muchos platos chinos. Hay picadas para todos los gustos. Se han multiplicado nuevos espacios donde abren con éxito los restaurantes. En Barrancas esto es evidente.

    Pero hay que ir también por otro camino. Es reconocido que no pocas de las personas que interactúan con el turista en la provincia de San Antonio no tienen el conocimiento, la sutileza y la amabilidad necesarios para hacer que la visita sea agradable. No hacen bien la pega; y la pega no es fácil.

    A veces, cuando me he disfrazado de turista, he comprobado que hay garzones y garzonas que no se esmeran por brindar un buen servicio. Existen algunos microempresarios que sí han entendido que esta es una condición esencial y por lo mismo capacitan a sus trabajadores. Esta debe ser una constante, una motivación inagotable. Porque esa es la única forma de dejar contentos a quienes creen que tenemos atractivos paisajes y además desean dejar parte de su dinero en el comercio de la zona.

    Es más, creo que estos avances se deben dar en asuntos tan básicos como el niño que no debe botar la basura en la playa y en ese alcalde que se pone como meta mejorar su oficina de turismo e invertir en señalética turística. Debe significar que un vendedor de pescados no amenace con agredir con un arma blanca al visitante que llegó y le ocupó el estacionamiento que a su mercado le corresponde. Y de esto último doy fe que así ha ocurrido.

    El turismo debe procurar que lo estéticamente horrible quede en el olvido. La plaza de Armas de San Antonio es de esos lugares que no hacen buen turismo. Los mismos comerciantes lo asumen y aplaudirían una acción concreta en dicho sitio. Borrachos y jovencitos que piden plata se han tomado los alrededores de la plaza. Algunos pasajes del sector de la caleta Pacheco Altamirano, el feo y denostado ingreso por la vía férrea al Mall Arauco San Antonio y la congestión vehicular en fines de semana largo siguen conspirando en contra de los intereses de quienes se la juegan por atraer visitantes.

    Podrá parecer muy ácido este análisis, o quizás es un desglose de la realidad esencialmente basado en temas de San Antonio, pero con todo pretende ser un signo de que los que vivimos acá siempre debemos sentirnos al debe con el turismo. Esa es la única manera de imitar otras buenas experiencias que se han dado en esta área productiva, de la que claramente se puede obtener jugosas ganancias en dinero y también en imagen. Así evitaremos que venga el escritor Antonio Gil y saque su pluma para dejarnos, otra vez, mal parados ante todo Chile, tal como lo hizo cuando redactó en Las Últimas Noticias su artículo “Bienvenido a Flaitelandia”.
    La lógica del “para qué lo voy a hacer yo, si lo puedes hacer tú” es la que no debe triunfar. Y esta es una invitación a discutir.