Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    26.04.2011

    Cartelera en USA, un horror como en Chile

    Mi primer post tenía que ser de cine. Tenía que dar la bienvenida a este espacio con una de mis pasiones. Si bien vivir en USA por un tiempo da para mucho, el cine sigue siendo una motivación principal, aunque los temas serán variados y los tópicos muchos, en esta ocasión dedicaré el debut al maravilloso séptimo arte.

    Darse cuenta que la cartelera gringa no dista mucho de lo que tenemos en Chile, es más bien decepcionante. Las grandes cadenas dominan el espectro y el cine independiente cuelga de una que otra sala especializada o de la “bondad” de los multicines. En ese contexto, solo algunos estrenos adelantados y algún ciclo especializado en especial en Los Ángeles y New York, son la mayor novedad del cine “alternativo”. El público se comporta en todas partes igual, los grandes estrenos dominan la taquilla y el resto se conforma con las migajas, un tema que da para varios post.

    Esta semana en USA ingresó a la cartelera “Scream 4” que todo buen amante del horror debe esperar con ansias en Chile. Es que la saga “Scream” marcó un hito en los 90, al relanzar un género que estaba casi agonizando, donde solo esporádicas y escasas películas llegaban a la cartelera sin mucha trascendencia.  Wes Craven (el padre de Freddy Krueguer y autor entre otras de “La colina de los ojos malditos”) se volvió a asociar con Kevin Williams para relanzar la saga del asesino Ghostface. Se repite también el trio de protagonistas: Neve Campbell, Curtnex Cox, David Arquette, que con más arrugas vuelven a interpretar los roles que los hicieron famosos más de 10 años atrás. Lo cierto es que esta Scream pretende insuflar nuevos aires al horror, cuando el género parece estar nuevamente estancado entre los remakes (algunos odiosos), las relecturas de cintas orientales y la carnicería.

    El mérito de la cinta está en que vuelve a actuar como una parodia al género repitiendo una y otra vez las mismas claves, pero Craven sabe que si pretende hacer funcionar la trama debe ser capaz de reírse de sí mismo y lo hace desde la primera secuencia (impecable y que se presenta como una parodia de si misma). Si bien por momentos la fórmula se agota, la cinta tiene momentos hilarantes sin traicionar al horror, por ejemplo, la explicación sobre los “remakes” o las nuevas reglas para sobrevivir en una película de terror.

    Bajo una trama convencional, repetida y apegada a la fórmula, Wes Craven logró nuevamente parodiar el género usando sus mismos códigos, algo que los fanáticos sabrán apreciar. Una cinta que para los amantes del terror es una gozada llena de referencias y estudios y que se presenta como un nuevo aire fresco al género. Es decir, hay que ser amante del género para gozar Scream porque si no, la cinta se queda en una anécdota como una secuela más de una serie que siempre parece igual, tan igual como la cartelera gringa comparada con la chilena.