Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    08.05.2011

    Día de la Madre V/s Mother’s day

    Este domingo 08 de mayo se celebra en Chile el día de la madre y en Estados Unidos también.  Más allá de las aprehensiones  que se pueden tener respecto a los ribetes comerciales de la fecha o del hecho de que la madre debería ser recordada todos los días, hay cosas que no son muy diferentes en una cultura y en otra.

    Día de la madre es Chile es un estandarte del consumo. Bueno lo es también en Estados Unidos. Basta con recorrer las calles, malls y tiendas para ver la arremetida publicitaria que genera la fecha. No tan fuerte como otras celebraciones, pero si digno de análisis. Acá los regalos preferidos de las “madres” son las flores, chocolates, perfumes o al menos eso parece al revisar los anuncios. Pero no se queda solo en eso, los anunciantes parecen seguir pegados con regalos como electrodomésticos o muebles, un vicio que me parecía propio de la cultura chilena. Regalar a la madre cosas que en fondo son útiles en la cocina o en la casa, como si esos elementos solo fueran utilizados por ellas y donde el resto de la familia no tuviera participación. En el fondo esos regalos son proyecciones de nuestra cultura patriarcal donde “lo propio de la casa” está reservado a la mujer, más aún a la dueña de casa. Pero que pasa en una cultura que pareciera ser más avanzada (o al menos eso nos hacen pensar o nosotros mismos queremos creer), ¿por qué acá siguen siendo objeto de promoción estos regalos?

    Buscar explicaciones quizás sea una tarea de sociólogos, pero lo cierto es que seguimos pegados en el vicio de asociar a la mujer con las labores de casa y donde nos cuesta separar en nuestra mente que un electrodoméstico es un regalo para la casa y no para la madre. Es como si en nuestro cumpleaños recibiéramos el uniforme del colegio, tan necesario, pero lejos de nuestros deseos de regalo. Más allá de cualquier connotación valórica y comercial, el día de la madre o mother´s day es tan similar en ambos países que por momentos me pareció tener un Dejavú.

    Como sea, hace varios años que a mi mamá no le regalo un electrodoméstico (a menos que lo pida, cosa que no ha hecho por suerte) y pretendo no hacerlo. Me resisto a la idea. A lo que no me resisto es a extrañarla mucho, estando lejos me hacen falta sus abrazos y sus retos. Nuestras discusiones existenciales y su a veces intolerable mal humor, pero también necesito su extrema bondad y su capacidad para mantener la fe aun cuando todo parece perdido. Suena cliché y quizás lo sea, pero mi madre es la mejor y ella merece el mejor regalo, no un electrodoméstico, eso está más que claro.