Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    27.02.2012

    Copiapó ya no es un pueblo, primera parte

    La torre Titanium con 35 pisos, un mall “de clase mundial”, el Hotel Hilton, varios locales Santa Isabel, Stripcenters, una ciudadela en el sector de Santa Gemita, un sinnúmero de edificios de departamentos… y mucho más. Esos son sólo algunos de los proyectos que dan cuenta del boom que vive la ciudad de Copiapó y que se plantea como un catalizador para lo que será una ciudad moderna y acogedora. La pregunta que surge tras esto es ¿está preparada la ciudad para tal boom?

    Según las estimaciones más conservadoras la población de Copiapó podría doblarse de aquí a cinco años. Es decir de los actuales 190 mil habitantes estimados (considerando la comuna de Tierra Amarilla) podríamos llegar a 400 mil. De concretarse sería un crecimiento inédito y por lo tanto que llena de desafíos a las autoridades y a los mismos habitantes de la ciudad.
    ¿Dónde se albergarán estos nuevos habitantes? ¿Habrá infraestructura suficiente, servicios y comodidades? Lo primero que surge es el problema de la conectividad en una ciudad que tiene sólo dos vías troncales principales (Avenida Copayapu y Avenida Los Carrera) de poniente a oriente. Si se construyen miles de viviendas en el sector poniente, Copayapu no daría abasto con el tránsito vehicular. Más aún en el sector de la Escuela Italiana, donde ya hay problemas y donde la arteria se angosta para quedar con solo una pista por lado. Es necesario ahí apurar los trabajos de la autopista Toledo-Copiapó y crear una nueva vía (que puede ser la Avenida Carmen Vilches) que permita descongestionar Copayapu ante el número creciente de vehículos que viajarían entre ese sector y el centro de la ciudad. Esto de concretarse los numerosos proyectos inmobiliarios que se tienen en carpeta.

    Lo mismo ocurre con el sector oriente de la ciudad. Copayapu y Los Carrera, no dan abasto frente a las nuevas viviendas y los tacos son evidentes aún en verano. Leonidas Pérez no parece ser una solución muy definitiva y efectiva y la opción es crear una nueva vía troncal en el sector más alto, que se sume a la extensión de Avenida Circunvalación hasta Los Carrera y que sea una alternativa rápida y real para los habitantes de Paipote de llegar al centro de la ciudad. Una arteria que rodeé el cerro Capi y que se conecte con la estación Paipote.

    Se necesitan vías descongestionantes urgentes y para eso no es necesario ser Ingeriero en tránsito, basta con mirar las actuales y escasas vías de la ciudad. Las costaneras norte y sur, deben cumplir ese objetivo también, pero aún ni siquiera comienzan sus primeros pasos.

    Lo vial está lejos, pero los plazos pueden acotarse si las autoridades se apuran y vislumbran los que se les viene encima. El centro de la ciudad necesita un plan real de descongestión, que aunque moleste a los colectiveros y a los dueños/as de vehículos particulares, debe implementarse con urgencia. El colapso de las vías centrales es inminente y más aún esto se suma a la falta de espacios para los peatones. Las veredas son estrechas e incómodas. Los postes y los cables colgando dificultan el tránsito peatonal y ni hablar de un paseo central para peatones. Se especuló sobre eso y nunca se concretó. Es hora que se acaben las especulaciones y se haga un trabajo fuerte, directo, agresivo en el centro de la ciudad, pensando más en macro y no en la comodidad de unos pocos y con la mentalidad aún de pueblo pequeño. Copiapó dejó de ser ese pueblo y eso debemos entenderlo todas y todos quienes vivimos en la ciudad. Ya no es posible estacionar en todos lados, y menos que la locomoción colectiva se detenga en cada esquina. Hay que regular. Urgente.

    Ni hablar de otros desafíos que se vienen como es el agua potable (actualmente de mala calidad y con cortes imposibles), que en si es un tema para otra entrada, la falta de espacios, que esperemos se solucione en parte con la esperanza que nos trae el mega parque Kaukari.

    Lo cierto es que debemos hacer algo ahora mismo y no lamentarnos cuando la ciudad colapse ante el inminente y explosivo crecimiento. Copiapó ya no es un pueblo entre La Serena y Antofagasta, eso hay que tenerlo claro, en especial nuestras autoridades.