Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    30.04.2012

    Copiapó ya no es pueblo II (o si no te gusta Copiapó, ¡Ándate!)

    Una historia anecdótica me quedó grabada. Un conocido regionalista se enfureció cuando escuchó decir a un “afuerino” que Copiapó era una ciudad horrible, que no encontraba el momento de irse de acá. Su respuesta no se dejó esperar: “Y porque no te vas… concha…”, junto con la tradicional mención a la madre del “afuerino”.  Una muestra que hay muchos/as que vienen a la zona solo con el fin de trabajar. No tienen arraigo. No quieren la zona. Esos son los peores y un verdadero peligro para el desarrollo de la región, más cuando estas personas pretenden ocupar cargos que infieren en decisiones que posteriormente afectan a la ciudad.

    Hay trabajo, desarrollo, proyecciones y crecimiento. Ese es el Copiapó que se ve en el papel, pero aún hay una serie de deficiencias y desafíos, eso es verdad y nadie puede desmentirlo. Muchos trabajadores/as llegan hasta la capital regional mirándola como una zona de paso y son precisamente esas personas las que más critican las deficiencias de la ciudad, críticas que no aportan al desarrollo de la ciudad. Es por eso, si no te gusta la ciudad, ¿Por qué  te vas? Tal como lo dijo ese conocido atacameño.

    Hay personas que al llegar a la región con el sentimiento de desagrado, se transforman en piedras insondables y molestas para lograr los mejoramientos que queremos los que realmente amamos esta tierra y que estamos acá porque nacimos en ella o porque aprendimos a quererla.  Esa es la diferencia entre quienes critican para mejorar y quienes lo hacen para enlodar.

    Copiapó esta lejos de ser una ciudad perfecta y sus deficiencias pasan por el paisajismo, conectividad, servicios, entretención, etc. Sin duda algunas de estas mejorías son urgentes (conectividad por ejemplo) para enfrentar el inminente desarrollo de la ciudad. Reconocer esas deficiencias no es malo, al contrario, nos hace conocer dónde hay que mejorar la ciudad, pero eso está lejos de los sentimientos escapistas que inundan a algunos “afuerinos/as”.  Afuerinos/as que se olvidan que si están en esta tierra es por alguna circunstancia que tienen que agradecer. Esta tierra le da trabajo y “les para la olla”. Es decir, no son más que una tropa de mal agradecidos que son barreras para los que buscamos transformar a Copiapó en la ciudad que queremos. Una ciudad más amable. Si no te gusta y tanto te desagrada: ¡Ándate!, toma tus cosas y busca trabajo en la ciudad que más te agrade. Si no puedes, entonces cierra la boca y haz algo que realmente aporte al desarrollo de la ciudad.