Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    10.05.2013

    Algunas preguntas sobre Ñublense

    Quiero partir mi primera columna con una pregunta que siempre me ha asaltado: ¿Porqué Ñublense no puede ganar de local? Un equipo que tiene un 77% de efectividad como forastero, e invicto, no puede lograr el mismo desempeño en casa, siendo el último triunfo -hace poco más de dos meses- el que se obtuvo ante Cobresal.  ¿Cuáles son las razones?

    Primero, la plaza. Las veces que he ido al estadio, la actitud del público, cuando el equipo va perdiendo, es incluso retirarse antes del término del partido. Y los que se quedan, a gritar contra los jugadores, cuando el equipo se retira del estadio. Esta actitud incluso llevó a Alexis Viera el año 2011 a pedir el cambio de localía, ante la impaciencia del público. Esto también puede ser una consecuencia de la victoria del Rojo de visita, que genera una expectativa de superioridad, que no se confirma en la cancha en el Nelson Oyarzún, generando la molestia de los asistentes.

    ¿Falta actitud? Tengamos en cuenta que es diferente salir de casa a pelear una victoria, que estar de local, en un torneo corto, y donde Ñublense no ha querido pelear la punta, sólo mantenerse y no perder el protagonismo como un equipo promedio del torneo nacional. Ñublense no quiere descender, es un hecho, y esto ya no sucedió, lo que genera una sensación de seguridad y falta de garra a la hora de buscar una definición contundente.

    El dato real es que Ñublense es un equipo largo, con falta de cohesión entre las líneas, con falta de creación, un lateral izquierdo y figuras nuevas que generen una posibilidad de recambio y sorpresa. Esto hace que si bien no es imposible, es complicado ganar ante una Universidad de Chile que viene de ser campeón de la Copa Chile.

    Quiero terminar diciendo que después de todo el análisis, es la inconsistencia en el ataque, en la definición, con Grbec solo en el área, con un equipo carente de mediocampo, donde hace falta Lanzini, teniendo en cuenta el gran aporte de Croce, pero cojo de una conexión entre las líneas. Es un equipo con grandes individualidades, pero que no puede concretar. Y lamentablemente, como dice el viejo adagio,  los goles se hacen, no se merecen.