Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    26.08.2013

    Ñublense en crisis

    ñublense

    El viernes todos y todas esperábamos celebrar 97 años de historia de Ñublense con un triunfo ante Unión Española, colista hasta ese momento con cero puntos. Pero el partido fue un desastre. El típico esquema de contra que Rojas aplica semana tras semana, en la búsqueda de consolidar por fin una identidad de equipo en Ñublense, simplemente falló.

    ¿Lo vimos venir? Ya se adivinaba que a Unión Española no iba a dejarse matar fácil. Si bien no habían podido demostrar su fútbol, teniendo paupérrimos resultados, venía de ganar el torneo pasado y venía con ansias de gol. Y eso quedó demostrado al ganar el único partido del torneo y de paso superarnos en puntos.

    Tuvimos un juego flojo, al contraataque, donde Varas estuvo solo, donde el equipo se replegó y apostó, como siempre, al contraataque; ante una Unión Española que venía a ganar, a marcar, y donde nosotros debimos jugar a lo mismo. Debimos salir a buscar el gol, en lugar de esperar el error del contrincante.

    Y es que ya ha pasado mucho de esto. Durante semanas nos preguntamos: ¿Hasta cuándo dura la paciencia en Ñublense?, ¿Cuándo nos jugaremos el todo o nada?, ¿Cuándo vamos a romper la racha? Y esto no sucede. Rumores de entrenadores nuevos llegan, pero tampoco sucede. Vemos una chispa de garra en los jugadores, pero de una semana a la siguiente, no se concreta nada. Bien retrata la prensa esta realidad al poner sobre la mesa la autocrítica del DT Carlos Rojas, pero ya van varias semanas de autocrítica y no vemos resultados en la cancha.

    Se rumorea nuevamente sobre la salida del técnico. Hace un par de semanas se dijo que se esperarían resultados en estos últimos dos partidos para decidir su futuro. Ahora el plazo se extiende hasta la siguiente semana, en el encuentro ante la Universidad de Concepción, que el fin de semana derrotó a Everton con un jugador menos y va sexto en el torneo.

    Si bien se agradece a Carlos Rojas el orden y temple que nos llevó a subir de categoría en el plazo de un año, no podemos enceguecer y esperar aún más a que el equipo retorne del abismo. Y estas líneas se las dedico a la directiva del club, porque acá en la hinchada el diagnóstico está claro. Si quieren guardarle un poco de dignidad al “Chifi”, déjenlo ir antes de que nos siga pasando la cuenta la espera.

    El viernes que pasó leí en un suplemento ñublencino del Diario La Crónica Chillán algunas líneas de la dirigencia, haciendo una autocrítica a la deuda con el hincha y la pérdida de la cercanía. Así es. No abusen de nuestros sueños y del amor a la pelota. No estamos pidiendo ganar torneos, ser impresionantes, o superar a planteles millonarios en los que el amor a la camiseta se paga en millones. Sólo queremos nuestra dignidad de vuelta, queremos ver el peso de la camiseta, no en el hombro del jugador, sino en el hombro del entrenador.