Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    16.09.2013

    Con el pie izquierdo

    Nublense

    El sábado era el debut de nuestro nuevo técnico, Pablo Abraham, y para los que esperábamos un milagro, nos vino un balde de agua helada: perdimos ante O’Higgins en un partido que careció de mística, donde Ñublense se mostró flojo en lo ofensivo y no se pudo adecuar a los tiempos del duelo. La verdad no parecía un Ñublense que estaba en transición, sino que parecía que estábamos jugando sin ningún tipo de cambio.

    ¿Esperábamos demasiado de este Ñublense que venía de capa caída? Puede que si, puede que no. Las expectativas estaban altas, ya que todos y todas sabíamos que estas últimas semanas el equipo venía trabajando duro, y según el mismo Abraham, se iba a ganar el cupo en el equipo el que mejor se adaptara al esquema de juego por él propuesto. Y este esquema iba a ser agresivo, mostraría los dientes del Diablo alicaído. Pero convergieron en este tema tres aristas: primero que todo, el poco tiempo para mostrar una real diferencia en el campo de juego con el “cambio de mano”, ya que como sabemos, han pasado solo dos semanas desde la salida de Rojas; en segundo lugar es O’Higgins un plantel que viene peleando bien, y que ahora está intentando meterse en la punta. Mucho toque, se conocen bien y saben lo que quieren; y en tercer lugar, no olvidemos que nuestros jugadores son hombres, y por hombres me refiero a personas con emociones, más aún sobre el fútbol. Tenemos un equipo que no ha logrado demostrar su valía, que viene de un proceso complicado, donde son expuestos mediáticamente debido a sus rendimientos y el de su ex entrenador, y eso es una carga de estrés que el equipo viene cargando desde hace mucho.

    Y aquí es donde se introduce la palabra cambio. Es que el cambio es lo que nos motiva a surgir, lo que hace que alguien salga de su zona de confort y se arriesgue a ir más allá. Nuestros muchachos necesitan descubrir primero que todo como sentirse cómodos con esta camiseta que ha venido pesando tanto últimamente, y eso lo van a descubrir trabajando. Espero que sea Abraham el que le saque trote a este equipo, que descubran su juego propio y una vez ahí, puedan salir más allá, a deslumbrarnos, a mostrarnos de qué están hechos.

    Por ahora nos resta esperar y entregarles nuestro apoyo a este Ñublense que viene de un proceso complicado y busca salir de él. Esto, porque si algo nos ha demostrado el fútbol es que siempre existe una revancha.