Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    08.10.2013

    Perder, pero perder peleando

    ñublense
    (Por Felipe Candia)

    Este fin de semana perdimos en un parejo partido ante Santiago Wanderers, con un marcador que hasta último momento nos tuvo nerviosos y esperando igualarlo o incluso superarlo. Si bien se perdieron tres puntos, se perdieron jugando, se perdieron luchando por el gol y, al menos yo, me fui con la sensación de tarea cumplida. Se perdió, pero se perdió peleando, se perdió con sentimiento y compromiso por la camiseta. Eso siempre es un buen punto, y nos faltaba eso acá en Ñublense.

    Sentí que esta vez en Ñublense se jugaron dos partidos. Por un lado, arriba, actuaciones correctas de Mathías Riquero, Benjamín Ruiz, Luciano Vásquez y Jonathan Cisternas. Octavio Pozo tuvo una buena actuación, ya que posee gran control del balón, pero es necesario que tenga a su lado un volante de corte aguerrido que le ayude en la tarea de generar buen fútbol, tarea que puede ser cumplida por Riquero, gran recuperador de pelotas, lo que haría la labor de Pozo en la distribución mucho más limpia . Mención aparte para Pablo Parra, quien no tuvo conexión con lo que pasaba en la cancha, desaprovechando la oportunidad que se le entrega como parte del fútbol jóven de Ñublense, lo que no pasó con Ariel Bogado, que sin duda se robó la atención en su actuación, peleando los balones, recuperando y generando ocasiones, demostrando su potencial en cancha y ganando cierto protagonismo, sin olvidar su deslucida actuación ante Cobreloa. Punto para él.

    Respecto al juego de Ñublense en la retaguardia, es donde se concentraron la mayoría de los errores del partido, los cuales nos costaron tres goles, dos de ellos en un primer tiempo donde Wanderers pasaba sin problema. Los rescatables en su posición fueron el arquero Lucas Giovini que viene logrando grandes actuaciones desde su vuelta al equipo, y José Rojas, que se ha ganado justamente su posición de titular. La entrada de Amed Pinto no logró lo que esperaba, y al igual que Parra, desaprovecha una buena oportunidad de consolidarse con una actuación pobre, poco acertada y que muestra que el plantel aún está en un proceso. Suazo y Sepúlveda tampoco marcaron una real diferencia, y tal vez ya sea el momento de poner, al menos en este cuadrante, a quienes ya se habían ganado la chance de estar a la cabeza del proceso.

    Teniendo en cuenta lo anterior, podemos decir que ya hablamos de un juego colectivo en Ñublense. Pero no es la idea conformarse con poco. Aún es un proceso el que se está llevando al interior del plantel, un proceso mental y físico, y que como vimos la semana pasada, tiene altos y bajos. Ahora, los bajos, si son como el que tuvimos ante Wanderers, puede ser un buen augurio, por lo que la tarea es seguir exigiéndole a un equipo que puede dar más, apoyar en el estadio y levantar la cabeza, porque según se ve, al descenso, este campeonato por lo menos, no nos vamos.