Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    04.04.2014

    Suenan las sirenas

    Futbol, Nublense vs Antofagasta.
    (Por José María Del Pino)

    No sabemos, al menos hasta el cierre de esta columna, si Ñublense enfrentará a Antofagasta como estaba considerado en la programación de la ANFP. Sería totalmente comprensible, en virtud del terremoto que ha afectado al norte grande, que el partido no se dispute y debamos esperar –al menos- una semana más para ver jugar al rojo.

    Aún así, con la contingencia telúrica marcando la pauta, me permito hacer tres reflexiones en esta columna –la cual agradezco a la red de medios regionales de El Mercurio- para vislumbrar qué puede pasar con Ñublense.

    Creo que suenan sirenas en Ñublense. Más allá de los resultados y las bases del torneo, que le permiten la posibilidad de clasificar a la Copa Sudamericana, Ñublense llega a la recta final con un plantel reducido –no en número, sino futbolísticamente-, donde se debe destacar que el técnico ha logrado maximizar las variables que le ofrecen los jugadores. Es más, debió flexibilizar su filosofía con tal de amarrar puntos que son trascendentales.

    Así, hemos visto como Ñublense ha aumentado su rendimiento de la mano de un goleador como Luciano Vázquez que parece empujar por si solo un coche que, a ratos, se vio bastante perdido. Buena nota para Sebastián Varas que, tras más de un berrinche, aprovechó su oportunidad y se mostró como complemento perfecto para el tiburón.

    Una segunda sirena que suena es la de la hinchada. ¿Dónde estamos, Gigante del Sur? Me he tomado el tiempo para comparar precios a lo largo de todo el país y debo, en un acto de profunda honestidad, reconocer que los precios de las entradas al estadio son “de mercado”, es decir, van acorde a lo que sucede en el resto del país. Por eso, parece inexplicable que un equipo que está ad portas de disputar una liguilla para un torneo internacional no logre llenar siquiera la galería norte.

    Y la tercera sirena que suena tiene que ver con las repercusiones de esa posible clasificación: ¿Le conviene a Ñublense entrar a la Sudamericana? Futbolisticamente la respuesta siempre será positiva. Institucionalmente, tengo mis dudas. El club en 2008 incurrió en gastos exorbitantes cuando la disputó y estos no tuvieron retorno. No deja de llamar la atención que tras ese salto, Ñublense descendiera dos años después. Por lo mismo, habrá que ser responsable y, de clasificar a la Copa, tomar decisiones en su justa dimensión, aterrizando expectativas.

    Dejo estas alertas abiertas para que las comentemos mientras seguimos esperando saber si el partido se disputará. No puedo dejar de expresar al norte de mi país toda la solidaridad de quien escribe y –corriendo el riesgo de sobrerrepresentarlos- el de la hinchada Ñublensina, que abraza con calor de hermano a los chilenos que sufren en este momento.