Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    23.10.2013

    Un clásico universitario con sabor a revancha

    ucuch
    (Por Martín Cheyre)

    Universidad de Chile recibirá este domingo al mediodía a Universidad Católica en el Estadio Nacional, en un encuentro que contará con el arbitraje del cuestionado Enrique Osses. Será un partido clave para ambas escuadras. Los azules necesitan los tres puntos para meterse de lleno en la lucha por el título, mientras que Católica debe ganar para seguir en la punta de la tabla.

    Hay que dejar claro que desde el año 2010, el clásico universitario ha sido decidor y punto de inflexión para el futuro de ambos equipos, y también del propio campeonato. Y por cómo están dadas las cosas hoy, será difícil que este partido sea la excepción a la regla.

    Recordemos el partido en que la UC venció por cuatro a dos a los azules en el Estadio Nacional el año 2010, en un duelo plagado de emociones y de buen nivel futbolístico. Tras ese encuentro, el equipo de Pizzi logró un potente envión anímico y una gran alza deportiva , que se tradujo en el arrebato del campeonato a Colo Colo. Siete meses después se disputó la final de vuelta por el Torneo de Apertura 2011. Los cruzados habían ganado por dos a cero en el partido de ida y se sentían legítimos campeones. Tanto así, que llegaron con cotillón al encuentro decisivo. Pero se les quemó el pan en la puerta del horno. En un partido caliente, ferviente y muy polémico por el arbitraje de Enrique Osses – quien cobró dos penales a favor de Universidad de Chile y expulsó a dos jugadores de Universidad Católica – los azules dieron vuelta la llave y ganaron por cuatro a uno, consagrándose como campeón del fútbol chileno.

    Casi dos años después, Universidad Católica disputaba el campeonato por los puntos junto a la Unión Española, O’Higgins y Universidad de Chile. Se venía el clásico universitario en San Carlos. Pero antes, el técnico de los azules, Darío Franco, había tomado una decisión audaz. Los azules tenían que disputar el último partido de la Copa Libertadores 2013 contra Deportivo Lara en Venezuela, y además, debían sacar una diferencia de goles significativa para poder clasificar a los octavos de final. Sin embargo, Franco decidió jugar ese partido con suplentes, para dedicarse en un 100% a ganar el torneo local y vencer a la UC como visita. Si la UC ganaba, los azules no tenían chance de alcanzar el título. Perdieron por tres a cero.

    Por esto, es que el del domingo será un clásico con sabor a revancha. A unos se les vendrá a la cabeza la final del 2011, otros imaginarán la actuación de Enrique Osses y algunos recordarán la goleada en San Carlos. Habrá que ver qué sucedes finalmente.