Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    07.11.2013

    Sin riesgo no hay gloria

    superclasico
    (Por Martín Cheyre)

    Ya está prácticamente todo listo para dar inicio a la versión 174 del superclásico del fútbol chileno. Este domingo al mediodía, Colo Colo recibirá en el Estadio Monumental a Universidad de Chile con el arbitraje de Jorge Osorio.

    Hay que recordar que la U no le gana a Colo Colo en el Monumental desde el año 2001, cuando venció por tres goles a dos con el gol final de Carlos Garrido. De ahí en más han sido derrotas y empates.

    Algo tiene el reducto de Pedreros que ha imposibilitado a los azules obtener los tres puntos. Incluso en la época dorada con Jorge Sampaoli, lograron un agónico empate con el autogol de Osmar Molinas en los descuentos. Ya en el 2012, en la semifinal de ida por playoffs perdieron por dos a cero con tantos de Paredes y Rabello. Sin embargo, en la vuelta lograron revertir la llave y con una tripleta de Junior Fernándes y el tanto de Henríquez se impusieron por 4 a 0 al archirival. Al semestre siguiente se jugaba por la fase regular y en un partido polémico por el arbitraje de Patricio Polic los albos ganaron 1-0 con un gol memorable de Carlos Muñoz.

    Es difícil buscar las explicaciones de este fenómeno, pero el semestre que la U humilló a Colo Colo y lo goleó por cinco a cero y cuatro a cero en el Estadio Nacional, no haya sido capaz de doblegarlo en Macul.

    El presente ahora es distinto. Colo Colo llega muy necesitado por los tres puntos para alcanzar un cupo en la liguilla, y además por brindar una alegría a su hinchada que se ha tenido que tragar los malos momentos durante casi cuatro años, por culpa de las paupérrimas gestiones que ha hecho Blanco & Negro al mando de la institución. Pero más allá de eso, este partido es un punto aparte. Aquí la apuesta de Héctor Tapia y Miguel Riffo por privilegiar a hombres nacidos en casa, es justamente para partidos como estos, donde la pasión y la entrega brotan por sí solos.

    Y por otra parte, Universidad de Chile vive su irregular campaña con Marco Antonio Figueroa en la banca. A pesar que tienen un plantel con mucha materia prima además con el mejor jugador del campeonato, Charles Aránguiz, el equipo no ha podido mostrar una solvencia táctica y funcional dentro de la cancha. Tiene partidos y partidos, donde juegan con una claridad y efectividad absoluta y a veces tienen una nebulosa que no les permite representar la idea de juego que su técnico les transmite. En el partido de este domingo será fundamental el enfoque de juego que dictará Figueroa, porque de ganar, rompen con la racha negativa, se asoman como candidatos al título y abrochan su participación en la liguilla. Quedarán a la espera de lo que haga Universidad Católica, que todavía puede caerse.

    Pero para llevarse el triunfo, ambos equipos deben arriesgar y salir a jugar el partido ofensivamente para conseguir la gloria. Así lo hizo la U en el clásico universitario y lo pagó caro, pues por un contragolpe perdieron el partido, pero esa es la apuesta. Ganar o morir. Colo Colo tendrá que insistir con la dupla Vecchio – Fuenzalida como eje principal del ataque, pero también debe tener variantes frecuentes como la proyección de Fierro – últimamente ha jugado como lateral derecho -, Hernández y L. Pavéz.
    Mientras que la U deberá fortalecer su medio campo, liderado por Aránguiz y complementado por Rojas y Lorenzetti. Ese trío será el encargado de instalar el ritmo del partido, siempre y cuando logren superar a Baeza y E. Pavéz.

    Con esto en mente, es de esperar que sea un partido hermoso, emocionante, a estadio lleno, en el que se pueda sentir y vivir la adrenalina a su máxima expresión. Ser testigos de cómo los equipos salen al terreno de juego a defender el escudo que llevan en el pecho. Poder ser parte de esta fiesta, que a muchos les hace olvidar por un instante las fragilidades de la vida. Esto es lo bonito que tiene el fútbol y hay que entenderlo como tal.

    Tenemos que ayudar a que el espectáculo no se manche. A gozar de este superclásico.