Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    11.12.2013

    Los detalles liquidaron a la UC

    michael
    (Por Julian Abusleme)

    Cuando se enfrentan dos equipos con un nivel futbolístico tan parecido, los partidos se definen por detalles. Son pequeñas situaciones las que marcan la diferencia. Esta vez, esas situaciones estuvieron en contra de la Universidad Católica.

    La lesión de Milovan Mirosevic fue lo primero. La ausencia del emblema cruzado le quitó al ataque de los de la franja la jerarquía de un hombre que siempre aparece en las ocasiones importantes y que es capaz de manejar la presión con su experiencia. Sin él se vio un equipo desesperado, con muchas ganas, pero sin la calma necesaria, sobre todo a la hora de definir.

    Lo segundo fueron los cambios de Lasarte antes del partido. La inclusión de Manzano fue una clara muestra de que prefirió esperar antes que salir a buscar el partido. Es esa prudencia, ese recato lo que convierte a la UC en un equipo poco ambicioso, en un equipo que le tiene miedo a ser grande. Es una final, es cierto, se debe ser responsable y no dar ventajas, pero también hay que entender que la Universidad Católica es un equipo con historia que debe salir a ganar con convicción, no a esperar. Además, da la sensación de que no era el partido ideal para darle una lección a Nicolás Castillo. Poner a Jadue como titular en una situación así, en desmedro del seleccionado Sub 20, no parecía lo más aconsejable.

    Lo demás sucedió dentro de la cancha. Los hinchas cruzados se preguntan por qué el bombazo de Tomás Costa tuvo que pegar en el palo o cómo no entró ninguna de las múltiples ocasiones que se generaron. Los cruzados se aburrieron de pegarle al arco, pero siempre se encontraron con un Paulo Garcés espléndido, extraordinario. O’Higgins, por su parte, necesitó muy pocas ocasiones para superar a Toselli y el solitario gol de Pablo Hernández les entregó el primer título de su historia.

    Por último, hay que mencionar el hecho de que en el primer semestre, la Universidad Católica quedó segunda por diferencia de gol, mientras que en el segundo semestre, cuando la diferencia de gol les jugaba a favor, dejó de ser la primera variable a considerar. La UC tuvo mala suerte, pero al final lo único que queda es un nuevo sub-campeonato, de los detalles nadie se acuerda.