Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    02.04.2014

    El peso del plantel

    paredes
    (Por Martín Cheyre)

    El equipo albo debe ganar el 50% de los partidos que le quedan para bajar la estrella número 30 y culminar con la crisis institucional y deportiva que sufre desde principios del 2010.
    Si bien en este campeonato Colo Colo ha tenido exitosos resultados, todavía no tiene de esos partidos bisagras que hacen y consolidan a un equipo más fuerte. No le ha tocado tener que revertir resultados en los últimos minutos, salvo en el primer partido, cuando en los descuentos Felipe Flores anota el 2-1 frente al Audax Italiano. Pero más allá de eso, no.
    Sí, ha sido un equipo regular y pragmático. Genera la ocasión y convierte. Por ello que cuenta con siete puntos de ventaja, quedando sólo doce por jugar. Y justamente es ahora cuando pareciera que vienen esos partidos que marcan el rumbo del campeonato. Por primera vez, Colo Colo será visita en el torneo local, frente a Universidad de Chile en el Estadio Nacional, complejo deportivo que no le ha permitido a los albos llevarse los tres puntos desde la era Barticcioto.
    Súmele la ausencia clave de Esteban Paredes. Referente y cabrón del equipo, que en partidos apretados marca la diferencia. Posiblemente Julio Barroso lo mirará desde la marquesina, quien brilla por la solidez y la eficacia en la zaga colocolina.
    Bueno, si usted tiene memoria recordará que ante estas dos ausencias, Colo Colo se parará de igual forma que el Superclásico pasado, solamente que ingresará Jaime Valdés por Claudio Baeza. El once ideal de Tapia sería con Villar en el arco, los mismos cuatro en el fondo; Fierro, Vilches, Toro y L. Pavéz; en el medio E. Pavéz, Valdés, Vecchio; dejando en el tridente ofensivo a Flores, Delgado y Fuenzalida.
    Vamos a ver si el peso del plantel albo será suficiente para suplir las ausencias en esta versión 175 del duelo de gigantes.
    En las últimas fechas si logró superar las bajas, y la conclusión que quedaba era la de un equipo que juega como tal, y que no necesita individualidades para ganar, pues el trabajo colectivo y articulado que tuvo, fueron suficiente para llevarse los tres puntos. Sin embargo, el escenario ahora es distinto. Estamos en la recta final del campeonato, hay dos bajas importantes que son pilares en el esquema de Tapia, no hay espacio para los errores y la experiencia jugará un rol clave para llevar a cabo esta situación.