Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    10.04.2014

    Saque si quiere ganar: la 30 está bajo llave

    tapia-riffo

    Desde el año 2010 que Colo Colo lo viene pasando mal, y muy mal. Las cosas no le han salido. Todo el trabajo invertido no ha dado ni un pedazo de fruto. Todo lo contrario, pérdidas millonarias en indemnizaciones a entrenadores que no alcanzaron siquiera a terminar el campeonato, paupérrimas contrataciones, un Blanco&Negro extremadamente cuestionado, y podríamos seguir con mucho más.
    Sin embargo, en este presente las cosas parecen cambiar. Desde que asume Tito Tapia con Miguel Riffo a la dirección técnica del cuadro popular en noviembre pasado, se marcó un sello ganador. Se pudo ver a un Colo Colo que salía a ganar. Claro, no había nada que perder. El título era lejano y las Copas Internacionales estaban a años luz de Pedreros.
    Ya en este campeonato, los esquemas de Tapia-Riffo comenzaron a dar réditos. Domingo a domingo los albos obtenían resultados positivos que le permitieron contar con varios puntos de ventaja. Entre enero y febrero de este año, Colo Colo salía a la cancha y proponía una táctica de juego que significaba instalarse en la media cancha del rival y proponer desde ahí el duelo. Con tres hombres en punta, un volante de salida y dos de corte, más las proyecciones de ambos laterales. Sin duda que significaba un equipo que se venía con todo.
    Pero desde el partido con Unión La Calera, donde el cacique ganó por 5 a 1, las cosas comenzaron a tener un vuelco. Partido siguiente con Cobreloa, Tapia comienza a retrasar las líneas, provocando que el partido se jugue en mitad de cancha y más cerca del arco de Villar. Con O´Higgins fue un partido muy raro. Sólo le habían marcado tres goles en el torneo nacional. Dominaron gran parte del cotejo y Colo Colo no lograba sentirse cómodo para desarrollar su fútbol, y aún así, pudieron convertirle tres goles a Garcés.
    Algo tiene este equipo que a pesar de que no juegue bien, es pragmático por excelencia. El superclásico fue una muestra empírica de eso ¿Por qué? Porque Colo Colo está a un milímetro de conseguir la estrella 30. No quiere margen de error. Le ha costado tanto, que no está dispuesto a arriesgar. No quiere que lo ocurra lo mismo que en 2010, cuando Universidad Católica le pilló los talones y lo superó en las últimas tres fechas del campeonato.
    Por esta razón que la dupla Tapia-Riffo le puso candado a la 30. Nadie la toca, porque está ahí. A sólo un paso. Y Colo Colo puede darse el lujo de terminar jugando con los diez jugadores colgados del arco, porque no necesita ir a buscar el partido, ya no es imperativo ir a proponer fútbol: cuenta con siete puntos de ventaja. Total, el recuerdo será que Paredes ocupó la 30 y que Colo Colo salió campeón.
    Pero todavía quedan tres partidos y muchos esperamos que Colo Colo demuestre por qué será el campeón. No es necesario decir que el campeonato ha sido uno de los más pobres del último tiempo, y que sólo Universidad de Concepción fue capaz de jugar inteligente en el Monumental. Fue el único equipo que cambió su juego táctico para frenar al cacique ¿Cómo? Con dos líneas de cuatro y anulando a Vecchio y Valdéz.
    Por su parte, Tapia ya hizo la pega y ahora espera su premio.