Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    29.04.2014

    Cuando hay pundonor

    colo colo
    (Por Francisco Otto)

    El campeonato acabó. Colo-Colo terminó en lo más alto bajando su estrella 30, se decidió el descenso de Rangers y Everton, y el paso a la Liguilla de Palestino, Cobreloa, Cobresal y Universidad de Concepción. El resto, jugó por cumplir.

    Bajo este precedente, la última fecha dejó un contraste gigante entre los equipos más populares y ganadores del país: Universidad de Chile y Colo-Colo.

    Si bien la “U” trató de salvar el semestre tratando de pasar a los octavos de final de la Libertadores, sin éxito, y fracasó en el undécimo lugar del Clausura con 20 puntos. Hubo una obvia rotación con equipos mixtos y cuidando a las desgastadas figuras Herrera y Pepe Rojas. La gente fue a ver al equipo igual, pese a que no estuvo a la altura de la institución.

    No se jugaba nada, varios jugadores entraban al campo de juego sabiendo que se iban y el DT también estaba de salida, pero para un equipo con la historia de la U resulta impresentable lo mostrado en cancha las últimas fechas. Cero compromiso colectivo, expulsiones innecesarias, poco orden en ambas áreas, relajo y un Romero incapaz de plasmar un concepto de equipo.

    Quedando, ya para el futuro, una promesa de renovación profunda, refuerzos en zonas que pesan hace varios campeonatos y un DT que aporte jerarquía, y pueda trabajar tranquilo sin la sombra de Sampaoli que debería haber muerto tras la salida de Figueroa y el interinato del “Reloj”. Para tratar olvidar rápido estos semestres de malos refuerzos y mal manejo dirigencial, pero todo bajo una condicional y muchas dudas.

    Del otro lado está Colo-Colo que luego de tanta turbulencia encontró el rumbo, que estaba justo en casa. Tapia y Riffo potenciaron las inferiores y le dieron una idea sólida de juego al cuadro albo que encantó a los hinchas que cambiaron sus “¡Qué se vayan todos!” por estadios llenos y un encantamiento transversal por el juego mostrado.

    Así, llegando a la fecha final versus Nublense, campeones y sin jugarse mucho, pusieron todas sus fuerzas colectivas para lograr que Esteban Paredes fuese el goleador del campeonato que, con 11 goles, estaba a dos de Llanos. El resultado fue glorioso: cinco tantos de Visogol y quedó al tope de la tabla de artilleros.

    Con un excesivo compromiso como equipo, con una idea y una ambición el cuadro popular se prepara para lograr el bicampeonato, con refuerzos ambiciosos y todo con el amparo del exigente hincha colocolino que siempre quiere que se respete la institución que representan los jugadores.

    Así terminan el semestre los dos mejores equipos de Chile. Diametralmente opuestos, uno buscando reafirmar su buen presente y otro tratando de encontrar una identidad. Quién diría esto luego de la gloriosa U del 2011-2012. Una muestra más de lo difícil que es renovarse en el éxito.