Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    20.06.2013

    El orgullo de ser lila

    sau

    Quizás no seamos ni Colo Colo, la U, Boca ni menos el Barcelona; pero ser hincha de San Antonio Unido no tiene precio. Ver a esa fiel barra del conjunto lila alentar los noventa minutos a la escuadra que hoy disfruta de estar en el profesionalismo, pero que por tres décadas debió jugar en la Tercera División y que hasta desapareció, es simplemente impagable.

    Es un orgullo poder estar vivo en este momento de la institución, pero también es toda una envidia no haberlo estado en los 60, para ver jugar al gran “Tito Guevara” al “Marmaduque” Cornejo, Luis “Huevito” Canales o Guillermo “Cata” Pérez; emblemas que en poco tiempo dejaron en alto el nombre de San Antonio Unido, derribando rivales y quedando a un paso de ascender a la Segunda División, pero no me quejo, ya que tuve la suerte de ver con la lila al “Chupete” Suazo en innumerables ocasiones.

    Gracias lila, por hacer de esta institución una familia, que cada fin de semana une a niños y abuelos en el Estadio Municipal, muy lejos de las escenas de vandalismo y delincuencia que a menudo se ven en los elencos de la capital.

    Si bien es difícil llenar el estadio cuando se juega de local, es muy gratificante poder recordar a una veintena de sanatoninos acompañando al SAU en Ovalle, Valdivia, Temuco y hasta en Puerto Montt; alentando los noventa minutos a nuestro conjunto lila, con el marcador a favor o en contra.

    No importa el resultado o la posición en la tabla, porque ellos siempre están ahí, apoyando, alentando y vibrando con este equipo que siempre se las arregla para darnos alegrías, ganando en el último minuto, con hombres menos en el terreno de juego o derrotando al clásico rival.

    Es fácil apoyar al líder del torneo o al equipo con más títulos, pero una victoria del SAU se festeja el triple. Es que uno conoce de cerca su trabajo, su esfuerzo y por supuesto de la entrega de todas las personas que hacen posible, que el equipo este en la cancha.

    Hay que dejar atrás aquellos comentarios de quienes critican a la institución y no hacen nada por el cuadro del timón y la gaviota, empañando el buen proceso que vive el conjunto de nuestra provincia.

    En cuanto del apoyo de las autoridades, cuando se gana están todos, pero cuando se pierde… bien gracias, pero eso no nos importa, ya que siempre esta institución está ahí, regalándonos valiosos triunfos y constantes alegrías.

    Gracias San Antonio Unido por entregarme tan buenos momentos y estoy seguro que el futuro nos depara solo cosas positivas, me siento agradecido de ser un hijo de San Antonio, y por encontrarme con este amor que no tiene barreras ni presiones, un amor sincero por este equipo, del cual siempre me ha dejado buenos recuerdos, nuestro gran San Antonio Unido.

    Viva el SAU.