Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    28.05.2013

    Sub 15 a Inglaterra: Fuerza canaria, sangre amarilla

    sub15 san luis

    Hace poco más de un mes y medio – el 10 de Abril para ser más exactos – un grupo de jóvenes viajaron a Santiago llevando, además de su implementación deportiva, un sueño que se veía muy difícil: Ganar la Nike Manchester United Premier Cup y clasificar con ello a la fase final de esta competencia, considerada por muchos como el mundial juvenil de clubes de la categoría.

    Se ganaron la invitación a participar puesto que el año anterior sacaron la cara por las divisiones menores del club, llegando a semifinales y siendo eliminados por la Universidad de Chile. Como únicos representantes de la categoría de ascenso del fútbol chileno,  se enfrentaban a equipos de la talla de Universidad de Chile, Colo Colo, Universidad Católica o Audax Italiano, equipos que lideran en Chile en cuanto a formación de juveniles se refiere.

    Quisiera detenerme un poco ahí. Varios meses atrás, un medio nacional generó un reportaje respecto al presupuesto que los diferentes clubes dedican a sus series menores. Y estos muchachos se enfrentaban a instituciones que no dudan en desembolsar hasta un millón y medio de dólares al año sólo para sus inferiores. Una cifra impactante considerando que los canarios gastan cerca de 1 millón de la divisa norteamericana al año para todos los gastos del club, considerando primer equipo, series menores y personal administrativo.

    Sin embargo estos muchachos poseen algo que no se compra en ninguna parte. Y es eso que los fanáticos del fútbol llamamos sangre y fuerza. Fuerza canaria, sangre amarilla. Y tal como lo hizo David con Goliat, uno a uno cayeron O’Higgins, Universidad Católica, Santiago Wanderers y la Universidad de Chile; rendidos ante las ganas de triunfar de estos muchachos que tejieron su propio destino a costa de esfuerzo y corazón. Gracias a su gesta, San Luis competirá por vez primera en el extranjero.

    Y emociona ver como al final, con la copa ya en sus manos, los jóvenes canarios se abrazan en una ronda y entonan el “ESE A” como si estuvieran saltando con la UltraKanaria en alguna galería de algún estadio de Chile.

    Estos muchachos llevan sin duda estos colores debajo de la piel. Ellos son nuestro futuro.

    God bless you, guys!