Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    15.07.2013

    Volvió el verdadero clásico

    san luis

    Tuvieron que pasar cuatro años para revivir el clásico de la Provincia de Quillota. Usted de seguro se preguntará por qué después de cuatro años y no después de dos, considerando que el último cotejo oficial entre canarios y cementeros se vivió el 2011 en Quillota.

    Y es que a decir verdad, desde aquella victoria por uno a cero en el “Nicolás Chahuán Nazar” (Con gol de Mario Pierani de penal) es que no se vivía un verdadero “clásico” entre ambos equipos. El encuentro amistoso del 2010 (una a cero para San Luis, con gol de Ascencio), los dos cotejos por Copa Chile el 2011 (uno a cero para Unión Calera con gol de Rodríguez y empate a cero en Quillota) y el amistoso jugado este año (victoria tres a uno para Unión Calera con gol de Otárola para los canarios, Farfán, autogol de Silva y Ledesma para los cementeros) carecieron de la chispa, del ambiente y por sobre todas las cosas del fútbol de un clásico. Partidos aburridos y sin emociones se vivieron hasta ayer.

    Aurinegros y Albirrojos protagonizaron ayer un cotejo que tuvo pierna fuerte, polémicos cobros arbitrales, fútbol friccionado, goles y mucho ambiente en las graderías; donde esta vez los canarios sacaron ventaja con un colorido estadio lleno de banderas amarillas, en un espectáculo ya olvidado desde que se instauró el controvertido Plan Estadio Seguro. Y pese a que terminaron en tablas, la hinchada canaria se fue con ganas de ver más y con la certeza de que este partido, con un poco más de suerte o un poquito más de arrojo debió ganarse. Ponce sigue en deuda en duelos oficiales (suma su octavo partido oficial sin ganar), pero partido a partido pareciera encontrar al fin una línea futbolística, con un Jean Meneses y un Cris Martínez en excelente forma y un Borrego que se ha mostrado habilidoso con el balón, aunque tiene ciertas lagunas que coinciden con las bajas del equipo en el desarrollo del partido.

    Para este partido Ponce decidió reforzar la banda izquierda -al parecer es el gran problema que tendrá este año el plantel- y en ese sentido el ingreso de Morales mejoró la zona defensiva pero dejó por largos pasajes del cotejo solo a Jean Meneses, aunque el pequeño puntero tuvo la maña suficiente para encarar e inclusive pudo anotar el que hubiese sido el golazo de la fecha, pero el vertical derecho de Becerra le quitó la posibilidad de anotar su primera conquista con el primer equipo. El primer tiempo mostró a dos rivales que se estudiaron en demasía, siendo San Luis el dominador del mediocampo pero careciendo de profundidad para vulnerar la valla cementera. En la segunda fracción ambos equipos salieron a jugarse su opción y cuando menos se esperaba, un contragolpe de la visita terminó en la apertura de la cuenta. Los canarios por suerte supieron rehacerse a tiempo y lograron el empate con un golazo del paraguayo Cris Martínez, el que encendió el estadio que quedó con sed de triunfo.

    A diferencia de lo sucedido durante todo el semestre pasado, la gente no se fue derrotada ni mucho menos resignada, si no que encendida y frustrada porque este partido se pudo – y se debió – ganar. Es de esperar que el próximo clásico – a jugarse nuevamente en Quilllota a mitad de semana – le devuelva las alegrías a la escuadra canaria.