Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    05.08.2013

    La unión hace la fuerza

    san luis

    Probablemente a nadie a estas alturas puede dejar indiferente el ambiente cargado de mística que se vive en Quillota. Con la Sub-15 representando a Chile en Inglaterra frente a gigantes del fútbol mundial como Real Madrid o Manchester United, las otras divisiones menores saliendo a defender los títulos obtenidos en el apertura y un primer equipo renovado, fresco y obteniendo su quinta victoria consecutiva (dos a cero a Coquimbo Unido); la esperanza renace en los ojos del hincha, que seguramente viajará esperanzado a Maipú este fin de semana en búsqueda de otros tres puntos que le permitan seguir soñando, semana a semana, paso a paso; con volver a la primera división.

    Pero también a ningún fanático canario puede dejar indiferente la polémica que se instauró el día viernes recién pasado y que aún mantiene preocupados a todos. Y es aquí donde tanto valor toma aquél dicho que reza “La unión hace la fuerza”.

    Porque finalmente el éxito de un equipo de provincia como lo es San Luis de Quillota depende en gran medida de esa unión. Y así como hace algunos días comentábamos en este espacio sobre la existencia de un caldo de cultivo, éste no sirve de mucho si no existe un catalizador que le de vida y que transforme todo en un círculo virtuoso. El éxito de San Luis no dependerá exclusivamente de los resultados de cada domingo; es una serie de factores que se suman y generan la sinergia que finalmente trae como consecuencia final un campeonato o un ascenso. La entrega y el compromiso de los jugadores debe sumarse a la estrategia y a la guía del cuerpo técnico, al aliento de la hinchada y también al rol que suma la dirigencia en este proyecto. Y en un club como San Luis es vital que todos estos ingredientes actúen como un bloque, unidos, esperanzados, y con una fuerte convicción tras el objetivo final.

    En ese sentido, pareciera ser que el elenco amarillo ya ha hecho el trabajo más duro de este proceso: el comienzo, el atreverse, el mantenerse firme pese a los malos resultados deportivos… el proceso de la siembra. Y es ahora, que la hinchada está ilusionada, que el equipo está comprometido y por sobre todas las cosas convencido plenamente de sus capacidades, que nuestras series menores se encumbran en lo alto de sus respectivas categorías, que han llegado nuevos auspiciadores, es necesario que todos – dirigentes, cuerpo técnico, plantel, prensa e hinchada – aportemos ese granito de arena necesario para que este sueño de subir a primera división se haga realidad.

    De nuestra unión depende que el 2014, a mediados de año, todos volvamos a abrazarnos en la Plaza de Armas enarbolando nuestras banderas amarillas y celebrando una nueva estrella. Sin lugar a dudas, la unión hará la fuerza.