Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    02.09.2013

    San Luis de Quillota: Dueño de su feudo

    san luis

    Copiapó suele ser un equipo que siempre le hace pasar malos ratos a San Luis. Una paridad impresionante es la que muestran los números entre el León de Atacama y los Canarios: 45 partidos disputados, con 18 triunfos para cada uno y 9 empates marcan una historia de cotejos que suelen ser disputados hasta el minuto 90. Para el cuadro amarillo, que ha sabido afrontar cada partido como una nueva final, sabía que este cotejo era tan complicado como cualquier otro. Y para alegría de la hinchada, los canarios supieron hacer valer la localía y le entregaron una tremenda alegría a su hinchada, que ilusionada ya piensa en Colo Colo. San Luis es por fin el dueño de su propio feudo.

    Y esta era una de las grandes debilidades del cuadro de Ponce en el primer semestre. De los seis cotejos disputados en casa en el torneo de transición, sólo logró derrotar a Coquimbo; cayendo derrotados ante San Felipe (0-1), Magallanes (1-2), Santiago Morning (2-3) y La Serena (1-2). Antes de esa única victoria, habían caído precisamente ante el cuadro de la tercera región por la cuenta mínima.

    Pero para este semestre las cosas han cambiado. Se derrotó con propiedad a dos durísimos rivales (Coquimbo y San Marcos de Arica) y este fin de semana se logró una goleada que no se veía en Quillota hace casi un año. La última victoria de esta magnitud se logró ante Ñublense por cinco goles a dos. Vicencio, Ledesma, Pinares, Ledesma y Taborda anotarían aquella vez para el Canario. Y lo más importante de todo, se ganó sin jugar un buen partido, lo cual tiene un doble valor.

    Más de alguno hasta se sentirá ofendido por esta frase. ¿Cómo se puede jugar mal cuando se golea cuatro a cero? Pues bien, más que decir que se jugó mal, se puede decir que no se jugó bien, y recién con el tres a cero se terminó de descomprimir el ambiente ante un rival que luchó hasta el golazo de Martínez. Nuevamente los amarillos partieron algo nerviosos, quizá por el planteamiento más ofensivo que mostró Ponce. El “chueco” optó por jugar con dos volantes ofensivos (Borrego y Auzqui), sacrificando a Carlos López y dejando solo en labores defensivas a Césped. Esto complicó los circuitos del mediocampo canario, los cuales fueron presionados en demasía por un cuadro albirrojo que tenía planificado aguantar el cero en la primera fracción y salir a buscarlo en el segundo. Sin ir más lejos, el partido podría haber sido muy distinto si De La Rosa hubiese cobrado lo que a mi juicio fue un claro penal contra Martín Cortés cuando recién corrían 10 minutos.

    Y fue por eso que resultó clave el gol de Meneses. Un gol de otro partido con un pase de otro planeta de Borrego. Y fue clave porque desarmó completamente el esquema de Miranda, quien sacó al hombre que estaba marcando a Borrego para permitir el ingreso de JJ Albornoz. Con “el distinto” libre, San Luis pudo manejar de mejor manera la pelota en el mediocampo.

    Pero no fue fácil. Copiapó inquietó e inquietó y de La Rosa también pudo haber cobrado un segundo penal, aunque a mi juicio este era más cuestionable ya que no hubo intención en la mano de Otárola, al menos a mi parecer. Ahí fue cuando otra genialidad, ahora de Oyaneder – que se ha ganado a pulso un puesto en el once inicial – para dejar el partido dos a cero. Aún así Copiapó siguió siendo un hueso duro de roer, hasta que Martínez puso la lápida psicológica con su preciosa definición bombeada sobre la salida del ex-canario Hartard. Ahí se acabó el partido como expresión de lucha y los canarios tuvieron 10 minutos jugando para la alegría de su gente.

    Dentro del éxtasis de esta contundente victoria y la notable campaña del cuadro canario, hay que mantener la mesura y pensar fríamente en Colo Colo. Y ante un rival herido, no se deben cometer errores.