Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    14.11.2013

    ¡Empate de oro en el Valle del Aconcagua!

    sanluis
    (Por Manuel Pando Romero)

    Los cuartos de final de la Copa Chile nos enfrentaba una vez más al Uni-Uni, equipo ya conocido por nuestros Canarios y eventual clásico chico, ya que junto con San Felipe somos los equipos más ganadores dentro de la V Región Interior, y los últimos encuentros siempre ha sido difícil enfrentar a los albirrojos en su reducto, debido a su campo de juego que posee las medidas mínimas reglamentarias y al estado de su césped, que a mi parecer dejó mucho que desear en el día de ayer.

    Si bien se pensó que Miguel Ponce pondría toda la carne a la parrilla, paró un equipo mixto, guardando a los centrales titulares para alinear nuevamente -como en Coquimbo- a Eusebio Diaz junto a Francisco Ugarte; los cuales hicieron un correcto primer tiempo. Al medio ubicó a Diego Auzqui con el “Negro López”, quien a mi parecer fue la figura del encuentro junto con Fernando de Paul. Y en el ataque mantuvo a Carlos Oyanedel y ubicó a Cris Martinez en desmedro de Matias Campos López.

    En el primer tiempo se aguantaron bien los ataques del local y se generó una que otra ocasión de gol, ya que Jean Meneses (jugó por la derecha) y Elías Borrego no pudieron jamás recibir pelotas limpias, sumado a que les costó hacer pie en el mal cuidado césped del Municipal de San Felipe, para terminar en un aburrido cero a cero.

    En el segundo tiempo de entrada cambiaria el partido, ya que una falta innecesaria de Eusebio Diaz le costó la expulsión en el minuto 47 y nuevamente no supo aprovechar la oportunidad dada por el DT en la saga amarilla. De ahí en más se debió reordenar el equipo, siendo Diego Auzqui el perjudicado, pues debió dejar su lugar a favor de Daniel Vicencio. San Felipe se fue con todo y al minuto 51 Zúñiga sirvió un tiro de esquina hermoso para clavarla dentro del arco del Tuto, un gol olímpico que nada se pudo hacer para evitarlo.

    De ahí en más surgió la figura del Tuto, ya que varias veces salvó un eventual dos a cero en contra, aunque también ayudado por las malas definiciones de los aconcagüinos, quienes estrellaron dos veces la pelota en el vertical. Ahora bien, nosotros también tuvimos la nuestra, ya que tras una gran jugada, Pacheco estrelló el balón en el vertical.

    Ya se jugaban los últimos minutos reglamentarios y lo que parecía una derrota terminó felizmente en un empate, dejando la serie abierta y muy a favor nuestra, ya que después de un tiro libre servido por el Negro López encontró la derecha del ingresado Daniel Vicencio, el cual venció el pórtico del Uni-Uni y nos da vida para la vuelta.

    La serie está abierta, y el próximo miércoles puede ser histórico, ya que hace más de 30 años no se alcanza una semifinal en una copa importante en Chile, sacando los campeonatos ordinarios. Solo me preocupa el físico de los muchachos, debido a que la expulsión condicionó el desdoblamiento y muchos salieron realmente agotados. Se viene un viaje largo a Copiapó y luego dos partidos con San Felipe en Quillota. La historia nuevamente está cerca. Si no pasa nada extraño, deberíamos salir victoriosos.