Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    15.11.2013

    El anticlásico

    sanluis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    Uno de los conceptos futboleros más arraigados entre los hinchas de este deporte es el del llamado “clásico”. Y estos son aquellos partidos que destacan por la rivalidad que se ha formado con el pasar de los años entre las hinchadas de los clubes que los protagonizan.

    Estas rivalidades pueden nacer bajo diversas circunstancias y obedecer a distintas razones. Dejando de lado los “súperclásicos” existentes entre los clubes de Santiago, la mayoría de los clásicos del fútbol de hoy en día tienen sus raíces en rivalidades entre ciudades cercanas geográficamente. Dentro de este punto destacan clásicos como el existente entre Santiago Wanderers y Everton, el de Coquimbo Unido con Deportes La Serena, San Felipe con Trasandino  o nuestro clásico contra Unión La Calera. Clásicos que van en muchas ocasiones más allá de lo vivido durante los 90 minutos que dura el cotejo, en donde el honor de toda una ciudad se pone en juego cada vez que se celebra uno de estos duros encuentros.

    Sin embargo, existen otros clásicos bastante más atípicos, los que yo llamaría los “anticlásicos”. Partidos que tienen un condimento adicional debido a algún partido que marcó historia y generó una gran rivalidad entre sus hinchas. A mi juicio, San Luis tiene hoy por hoy dos llamados “anticlásicos” y curiosamente le tocó jugarlos en semanas consecutivas.

    El primero de esos anticlásicos nació hace un par de años solamente y es con Curicó Unido. Y es que el hecho de que hayamos ganado el partido de la liguilla de promoción ante el equipo tortero el 2009 caló hondo en la hinchada albirroja. Con su primer año de vida en Primera División y después de haber ganado el partido de ida en Limache, fuimos a San Fernando y los mandamos de vuelta a la B; en un partido caliente que terminó con agresiones e hinchas curicanos invadiendo la cancha. De ahí en más ese partido siempre tiene un condimento especial, en donde lamentablemente las agresiones han sido un triste protagonista.

    El segundo de estos anticlásicos es el que disputará el cuadro canario el día de mañana, ante Deportes Copiapó. Una rivalidad que nace desde la época de Tercera División, donde el cuadro minero en más de una ocasión le amargó la fiesta a los amarillos.  Esta rivalidad marca un hito clave el año 2001, cuando Luis apostaba -una vez más- a salir del infierno de la Tercera División. Los Leones de Atacama, por su parte, cumplían su cuarta temporada en la división, en donde ya habían tenido varios y disputados duelos contra los Canarios. Así, Canarios y Leones se enfrentaron en semifinales de aquel torneo, y en el partido de ida ganaron los amarillos en casa por dos goles a uno. En la vuelta, en una verdadera caldera en el norte, se impuso el cuadro minero por idéntico marcador; dejando de pasada a los canarios con dos jugadores menos de cara al alargue, en el cual se impuso finalmente Copiapó por cuatro goles a uno, con un – si no me falla la memoria – doblete de Jorge Lagunas.

    Largos 12 años han pasado desde aquella vez. Luego de eliminarnos, Copiapó perdió la final con Lota Schwager pero subió al año siguiente,  dejando nuevamente a San Luis fuera del cuadrangular final pese a que los canarios ese año sólo perdieron cuatro cotejos en todo el año.  Después del retorno al fútbol profesional, San Luis registra una sorprendentemente equilibrada disputa con los nortinos, registro que solamente se vio desequilibrado en la pasada fecha, donde los canarios golearon sin piedad al León de Atacama por cuatro goles a cero.

    Esta nueva versión del anticlásico tiene ingredientes que le dan un sabor especial. Los copiapinos le dieron una tremenda mano a los canarios en la fecha anterior al derrotar inapelablemente al sublíder San Marcos de Arica, partido que permitió a los quillotanos sacar cinco cuerpos de ventaja a falta de seis fechas del final del Torneo de Apertura. Sin embargo, los albirrojos esperan desquitarse de la goleada sufrida en la primera fecha y de paso abandonar de una vez por todas la incómoda posición en la que se encuentran en la tabla. Los Canarios por su parte vienen de lograr un sufrido empate ante San Felipe por Copa Chile y con solo un día de recuperación debieron emprender viaje al norte para liberar una nueva batalla por el ansiado torneo de apertura de este año.

    Es de esperar que esta nueva versión de este anticlásico vuelva a favorecer a los Canarios.