Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    06.12.2013

    La pésima programación

    jadue
    (Por Manuel Pando Romero)

    Sin lugar a dudas jugar en la B no es muy atractivo al ojo económico que hoy en día ensucia el fútbol chileno, lo que a su vez domina los parajes y entrañas de los clubes que compiten como profesionales en las tres categorías de ese tipo que están ligadas a la Asociación Nacional. Producto de eso nos toca la terrible noticia de que nuestro partido contra Naval de Talcahuano se jugará el día lunes 9 de diciembre a las ocho de la noche en el estadio CAP, bajo la transmisión del canal del fútbol (en la señal premium).

    Sin ser dramático, para muchos abonados al CDF puede ser un partido más de los potreros y quizás no tenga la mejor sintonía de todos los partidos que se jugarán el fin de semana, ya que también está en juego la corona de la división de honor. Pero realmente esto afecta al hincha sanluisino, ya que que hace más de cuatro años esperábamos esta oportunidad debido a que es duro bailar con la fea, y en este lapso muchos jóvenes vieron descender por primera vez al club en el año 2010, siendo realmente un duro golpe a la ilusión.

    Ahora el tema está en quién decidió jugar un partido clave por la corona de la Primera B un día lunes laboral en horario tarde noche. Y qué pasó por la mente de esa o esas personas al programarlo e incluso darle más importancia a un partido de Wanderers con Antofagasta, siendo que ni siquiera juegan su paso a la liguilla de Copa Libertadores.

    ¿Cuándo nos convertimos en un negocio lucrativo que premia a los peores? ¿Dónde queda su mensaje de que “la familia vuelva al estadio”? Son preguntas que me hago y nos hacemos los seguidores de clubes de provincia. El modelo fue copiado a los ingleses y españoles, los cuales fueron los primeros en privatizar los clubes y acá en Chile copiamos lo malo, pues se presta para que personas que no tienen conocimientos en fútbol (pero tienen el dinero para invertir) vengan y sean dueños de los clubes.

    ¿Usted pondría a un economista en un consultorio para que atienda las necesidades de salud de la población? Pues yo no y sería ilógico. Bueno, eso pasa y pasó en nuestro fútbol. El dinero se hizo más importante. Pero realmente copiamos lo malo, ya que no miramos -por ejemplo- el modelo del fútbol alemán, donde los clubes son manejados por empresarios y socios, siendo estos últimos los con mayor porcentaje de decisión y realmente dicho torneo ha mejorado una enormidad. Y más aún, ha vuelto la gente al estadio, lo que a mi parecer es de más relevancia pues no soy de la idea de ser un hincha de televisión y menos si mi equipo juega de local en mi cuidad, ya que no es lo mismo gritar un gol solo en tu casa frente a un televisor que en el estadio.

    Como dicen el dicho futbolero, a reclamar a la FIFA (todos sabemos cómo se maneja dicho organismo) y a esperar el lunes para ver el partido por televisión. Y ojalá sea para sacar el grito sagrado dejando atrás cuatro años de irregular paso.