Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    10.12.2013

    Un mensaje del destino

    sanluis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    En su historia en el fútbol profesional -que parte en 1955- San Luis ha obtenido cinco títulos, los cuales se suman a otros dos títulos en Tercera División y dos  ascensos sin títulos. Campeones de Segunda División en los años 1955, 1958, 1980 Apertura (llamada Polla Gol de Segunda División), 1980, 2003 Apertura y 2003 (en Tercera) y el Clausura 2009; sumados a los ascensos de 1983 y el mismo 2009.

    Y de estas nueve gestas que San Luis ha tenido desde que ingresó al fútbol profesional hace ya casi 60 años, casi todas han estado marcadas por un hecho que no deja de ser curioso: a excepción del torneo de 1980, todas fueron obtenidas fuera de Quillota.

    En 1955 San Luis tendría quizá la estrella más pintoresca de su historia. Los canarios enfrentaban la última fecha del torneo con dos puntos de ventaja sobre Unión Calera (en esos años el triunfo daba dos puntos) y tenía que conseguir un empate o que Calera no ganara para ser campeón. Los canarios se trasladaron a Los Andes y según cuenta la leyenda la gente de Calera boicoteó el viaje, a tal punto que San Luis perdió por no presentación. Sin embargo los caleranos no hicieron su parte y consiguieron un empate entregándole su primera estrella a San Luis. Dicen que ese año nació la rivalidad con los rojos del cemento.  En 1958 por su parte, los canarios cumplirían un campañón terminando el torneo con 6 puntos de ventaja sobre Santiago Morning. Sin embargo no fue sino hasta la penúltima fecha que los canarios podrían levantar la copa y fue también fuera de casa: enfrentaban la penúltima fecha con cuatro puntos de ventaja a favor de los canarios y estos vencerían 1-0 a San Fernando en el sur, lo cual sumado al empate de los bohemios en casa capitalizaría una ventaja de cinco puntos a falta de una fecha. San Luis nuevamente era campeón.

    Pasaron 22 años antes de volver a levantar una copa. Y esta fue en Santiago, en la final que San Luis venció por dos goles a uno a Rangers en la recordada final de la Copa Polla Gol. Los canarios al final de ese año al fin levantarían la copa en casa, ya que en la penúltima fecha los canarios enfrentaban en casa a Regional Atacama, comenzando dicha fecha con cuatro puntos de ventaja sobre Ñublense. El empate sellaba el torneo para San Luis, que pudo al fin levantar la copa en casa. Después de ello el año 1983 San Luis volvería a Primera División – esta vez sin copa de por medio – y lo haría nuevamente fuera de casa, al vencer a Cobresal en el Salvador.

    Pasaron los años y los canarios caerían al infierno de la Tercera División. El año 92 tuvieron la más clara posibilidad de volver a levantar una copa en casa pero tuvieron que ver con impotencia como Ñublense les quitaba la posibilidad ante un estadio lleno. El 2003 San Luis se coronaría campeón del apertura en Limache al empatar dos a dos contra el equipo local y concretaría el ascenso nuevamente fuera de casa, con el recordado tiro libre del Pato Pérez en Los Ángeles. Finalmente el año 2009 los canarios volverían a levantar una copa de Local… pero ¡no fue en Quillota! Con el estadio en reparaciones, los canarios volverían a celebrar con toda su gente pero en la ciudad de Limache. Y el ascenso se selló nuevamente en un escenario ya repetido para los canarios: La ciudad de San Fernando que ya había visto la vuelta olímpica de los amarillos el año 58.

    El día de ayer se pudo haber levantado otra copa fuera de casa. Sin embargo el destino quiso otra cosa. No se jugó mal, San Luis lo buscó con todas sus ganas, pero Naval no quiso ser el pato de la boda y venció a los amarillos en buena lid, con un fútbol pragmático y concretando la que fue quizá la única ocasión clara que tuvieron en los 90 minutos de cotejo. Quizá el destino quiso que este no fuera un privilegio para los cerca de 150 esforzados hinchas que dejaron botados trabajos y estudios para asistir un día Lunes a Talcahuano, pese a la pésima programación que tuvo la fecha. Quizá el destino nos está diciendo a gritos que ya es hora de saldar esa vieja deuda que nos tiene por largos 33 años sin levantar una copa en nuestra tierra, con nuestra gente y en nuestra casa. Una casa que por cierto hoy por hoy sigue cuestionada por el posible remate de la misma.

    Es por lo mismo que la señal debe ser clara el próximo lunes. Nos enfrentamos a un excelente cuadro pero los punteros somos nosotros, la ilusión está presente en cada quillotano. Porque se lo merecen todos los que viajaron, los que vieron ayer el partido en el estadio, los que salen ahora orgullosos con sus camisetas amarillas a la calle, las madres, los hijos, las señoras que siguen a San Luis desde antes que yo naciera. Estos muchachos tienen la pasta, el espíritu, la calidad y el apoyo de toda una ciudad que quiere levantar la copa, de la misma manera que el domingo nuestra Sub-19 lo hizo con gallardía ante el archirrival.

    Es hora de volver a levantar la copa en casa.