Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    18.12.2013

    La primera meta

    sanluis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    El pitazo final del juez Acosta permitió a San Luis conseguir la primera meta de este exigente torneo 2013-2014. Así, a falta de 20 partidos para el término de campeonato, San Luis se aseguró con justicia el derecho a disputar – como mínimo – el ascenso en mayo del próximo año.

    Sin embargo, el verdadero desafío acaba de comenzar desde el minuto en que Guillermo Pacheco recibió la copa y elevó sus brazos al cielo con ella.  Y en ese desafío son vitales nuestros jugadores y el cuerpo técnico, pero por sobre todas cosas nuestra dirigencia. Y en ese sentido, las declaraciones de César Villegas ayer me dan esperanzas de cara al desafío venidero. “Tenemos todo planificado con miras a mayo. Porque nosotros no pretendemos subir, QUEREMOS SUBIR a primera el próximo año y haremos lo necesario para ello”, afirmó.

    En todo orden de cosas, el éxito de un proyecto depende en gran medida del compromiso y convicción de las cabezas del mismo. Y en ese sentido puedo visualizar una gran diferencia con el proceso del 2009. San Luis como institución está mucho más madura que en ese entonces. Sin restarle méritos al tremendo equipo que nos llevó a primera después de 23 años, el 2009 San Luis era un equipo casi sin auspiciadores, con un trabajo en series menores mucho más débil, con un trabajo administrativo en pañales y por sobre todas las cosas sin la misma convicción que se muestra el día de hoy de cara al ascenso. De hecho, todo apunta a que el 2009 el ascenso fue el resultado de una serie de eventos afortunados: La apuesta con Diego Osella resultó en un 100%, los refuerzos que trajo el rosarino rindieron a la perfección y todo confabuló para que los canarios se llevaran el ascenso en aquel recordado partido en San Fernando.

    Hoy la situación luce radicalmente distinta en San Luis. Este título no es más que una consecuencia de un trabajo serio que comenzó hace más de un año atrás, cuando la dirigencia tuvo el coraje de apostar en un 100% por el fútbol joven. Cuando el 2012 Pablo Picchio y compañía toman la drástica decisión de separar a la mitad del plantel, provocando la partida de Soto y la llegada de Giganti el discurso sonó aterrador: “de ahora en adelante jugaremos solamente con elementos formados en casa”. Recuerdo perfectamente lo que pensé – y lo dije en mi tribuna en Show de Goles – esa semana. “Me parece una apuesta completamente arriesgada, pero tengo la convicción de que si contamos con un poco de suerte, podría traer grandes beneficios a nuestro club”. Y es que una parte mía desconfiaba y tenía temor por el futuro, pero otra parte mía tenía fe en que esta apuesta podría resultar.

    Fue una apuesta que no estuvo libre de dificultades. Fueron dos torneos (el clausura 2012 y el transición 2013) en que se nos criticó solamente por “participar” en el torneo. Miguel Ponce fue profundamente cuestionado al terminar último en la zona norte en el torneo de transición y varios pedían su cabeza. Sin embargo, la dirigencia tuvo el coraje de confiar en su trabajo y mantenerlo al frente del primer equipo. Fueron dos semestres duros en que se proyectaron y consolidaron varios jugadores de casa que hoy por hoy son la base del primer equipo. Jugadores como Vicencio, Césped, Otárola, Meneses y Pacheco se ven como jugadores veteranos pese a que apenas se empinan sobre los 20 años. A ellos se suman otros elementos como De Paul y Martínez, jugadores que pese a ser extranjeros llegaron muy jóvenes a terminar su formación juvenil en Quillota y otros tantos juveniles que son alternativa para el primer equipo.  Esto se complementa con el año de ensueño que tuvo el fútbol joven canario, logrando un merecido ascenso a la primera división, el bicampeonato de las series Sub19 y Sub15, el apertura de la Sub17, los subcampeonatos de clausura de la misma Sub17 y la Sub14 y la Manchester United Premier Cup de la Sub15, que llevó a San Luis a competir por primera vez en sus 94 años de vida al extranjero.

    Como expresaba en un comienzo, el verdadero desafío comienza a partir de hoy mismo. No hay tiempo para celebrar. Nada de lo conseguido ayer servirá si no se mantiene la convicción con la cual se llegó a esta primera meta. Para llegar a la gran meta del ascenso en Mayo es vital mantener las piezas clave en nuestro equipo y reforzarlo en aquellos puestos en donde no hay recambio. Es vital no dejar ir a jugadores como De Paul, Vicencio, Césped, Borrego, Meneses, Martínez o Campos. Y en cuanto a los refuerzos, llegada de Alfredo Rojas le dará un recambio necesario a Borrego, que por lejos se ha llevado toda la carga de este exigente apertura. Es de esperar que los otros tres que lleguen aporten categoría y experiencia a nuestro plantel.

    Y por sobre todas las cosas, no hay que relajarse ni dormirse en los laureles. El domingo hay que salir a jugar a Temuco con las mismas ganas y convicción que se ha mostrado todo el año. La próxima es la primera de 20 finales que debemos salir a ganar.