Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    23.12.2013

    El fantástico Número Cuatro

    san luis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    Cuatro puntos, traducidos en cuatro empates, es la diferencia exacta que logró obtener el cuadro de San Luis de Quillota de su escolta definitivo en este Torneo de Apertura 2013/2014, el que finalmente terminó siendo Santiago Morning.

    Cuatro puntos finalmente terminó siendo la diferencia que logró obtener San Luis de Quillota en este torneo. Un torneo que dominaron de punta a cabo, donde solamente compartieron la punta con Naval en la primera fecha. De ahí en más los canarios mantuvieron -curiosamente- un promedio de ventaja de cuatro puntos, los cuales variaron entre dos puntos como mínimo (en las primeras fechas y luego de la doble caída en Arica y Coquimbo en las fechas 12 y 13) y un máximo de ocho puntos (precisamente antes de enfrentar esta fecha doble).

    ¿Es realmente justa la ventaja de cuatro puntos? Es una pregunta que no tiene fácil solución. San Luis fue un justo campeón dada su tremenda regularidad en todo el torneo. Sólo tuvo dos rachas de tres fechas sin ganar. La primera de ellas fue en la caída doble en el norte y la última fue precisamente al final de torneo, donde el desgaste físico y más que ello mental, puso en aprietos a un plantel muy joven. San Luis terminó sacando provecho de la irregularidad de sus rivales: San Marcos después de quedar a dos puntos se fue a pique, a tal punto de terminar a lejanos ocho puntos de los canarios. Curicó, que también llegó a estar a dos puntos de los amarillos al comienzo del torneo, desapareció con la llegada de Giganti; a tal punto de estar a 13 puntos de San Luis y sus actuales escoltas perdieron partidos clave que pudieron haberlos dejado mucho más cerca del primer lugar. ¿Pudo ser mayor la ventaja? Claro que sí, pero una serie de factores conspiraron contra la posibilidad de haber terminado aún mejor este torneo.

    Si comparamos un poco las campañas de anteriores campeones de torneos en este formato, nos encontramos con cosas interesantes. El 2012, San Marcos subió a primera división tras ganar ambos torneos y sacar cinco puntos de ventaja al segundo en la general. En ambos torneos sumó 36 y 35 puntos y logrando en ambos torneos tan solo dos puntos de ventaja sobre el segundo lugar. El 2011 Antofagasta cerró el Apertura con apenas un punto de ventaja contra Rangers (40 contra 39), aunque le sacó siete cuerpos de ventaja al tercero (Concepción, con 33). Finalmente, Rangers tuvo un clausura desastroso y Antofagasta, pese a terminar tercero en el clausura, terminó levantando la copa precisamente ante San Luis, con lejanos 11 puntos de ventaja sobre Naval en uno de los torneos más abrumadoramente dominados por un equipo en la B.

    El 2010 no se utilizó este formato de torneo, mientras que el 2009 San Felipe ganó el apertura con 40 puntos, sacando siete cuerpos de ventaja ante Wanderers. Recordemos además que ese año San Luis ganó el clausura con 39 puntos (un punto más que el obtenido en este torneo), y los del valle del Aconcagua terminaron campeonando con seis puntos de ventaja sobre los porteños y siete sobre San Luis.

    El 2008 se jugó un torneo con formato similar (aunque de cuatro ruedas, todos contra todos) y Curicó ganó el clausura con seis puntos de ventaja sobre Iquique (42 y 36 respectivamente), para campeonar pese a que el clausura lo ganó Coquimbo Unido (con 40 contra 36 del Curi). Sin embargo, la ventaja obtenida en el apertura fue suficiente para los sureños, que mantuvieron esa misma distancia de seis puntos ante su escolta que terminó siendo Puerto Montt. En resumen, las cuatro veces que se ha realizado un torneo con apertura y clausura con clasificación a una definición, el campeón del apertura siempre ha logrado administrar la ventaja durante el segundo torneo y ha terminado consiguiendo el ascenso.

    ¿Son cuatro puntos suficientes? Creo en ese sentido que cuatro es un número ideal para partir el clausura. Una distancia mayor nos hubiese encantado, pero podría haber generado una sensación de relajo en el plantel. Una distancia menor se hubiese traducido en una presión adicional innecesaria para los jugadores. Finalmente, cuatro fue el promedio de puntos de ventaja que tuvo este equipo durante todo el torneo y los canarios, durante las 20 fechas de torneo que restan, deberán ser inteligentes y mantener -  y en la medida de lo posible, estirar – esta ventaja, puesto que el gran objetivo del ascenso ya está trazado y no debemos dejar escapar esta gran oportunidad.

    De nuestros irrespetuosos depende.