Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    21.01.2014

    Chaíto Cris

    crismartinez
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    La teleserie llegó a su fin. Finalmente Cris Martínez volará hoy a Lima para integrarse a las filas de Universitario de Lima. Un préstamo con opción de compra fue finalmente el acuerdo al que llegó el gerente deportivo del elenco crema y la dirigencia de los canarios, que dicho sea de paso, extendieron el vínculo del atacante con la tienda amarilla hasta el 2017.

    Y desde mi tribuna, me limito a decirle a Cris Martínez una sola palabra: “Chaíto”. Así de simple y seco. Chao no más, Cris. Te vas de Quillota para ser olvidado prontamente por nuestra hinchada. Y no me consideres desagradecido: grité y celebré cada uno de los 26 goles en partidos oficiales que anotaste. Sin embargo, para mi como hincha – y probablemente para muchos de nosotros – hay una diferencia entre un goleador y un ídolo. Y es precisamente esa diferencia la que hará que pases prontamente al olvido de nuestra mente colectiva, a no ser claro de que tengas en un tiempo más un segundo capítulo en una historia que no supiste cerrar.

    Y esa diferencia sencillamente se da en la calidad humana. Los grandes, Cris, salen por la puerta grande, de forma honesta, con la verdad por delante. Cosa que no supiste hacer con San Luis. Patricio Yañez se fue a cumplir su sueño a Europa y pese a que muchos consideran que el veloz puntero no se acordó después de San Luis, se fue por la puerta grande del club. Humberto Suazo, enojado y todo con el club, nunca mintió respecto de las razones de su salida, indicando siempre que su sueño era jugar en primera. Mario Pierani, quizá el último gran ídolo canario, se quedó después de descender y se fue cuando no le quisieron renovar bajo la premisa del tiraje a la chimenea. Y cuando nos marcó por única vez, bajó la mirada al piso y pidió disculpas a una hinchada que incluso dos temporadas después de marchar lo sigue saludando cuando entra a enfrentarnos. En cambio tu te fuiste llegando a decir incluso que preferías vender zapatos en Paraguay que seguir tu carrera de futbolista en San Luis.

    ¿Era necesario todo este show mediático para negociar tu llegada a Perú? ¿Era necesario decirle a todo Chile cuanto ganabas? ¿Olvidaste acaso todo lo que los dirigentes hicieron por ti? ¿Por qué no contaste a la prensa que te recibieron, cuidaron, alimentaron y vistieron cuando llegaste lesionado a Chile? Lamentablemente, la forma que escogiste para negociar tu salida del club es sencillamente despreciable, y los hinchas como yo definitivamente no nos olvidamos de este tipo de actitudes. Jamás.

    Hasta la semana pasada, me consideraba de los pocos que te defendía. Seguía pensando que solamente estabas nublado y que todavía estabas a tiempo de recapacitar. Pero ahora, viendo como terminó esta sucia historia, me es imposible estar de tu lado.

    Así que, chaíto. Chaíto no más. No te desearé que te vaya mal, ni que te vaya bien. Ya eres pasado en San Luis. Lo único que si me gustaría, es que antes que partas le pidas disculpas a todos los ilusos – incluyéndome – que quisieron creer en ti hasta el final.