Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    31.03.2014

    Sueña un pequeño sueño (Carta a Miguel Ponce)

    san luis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    Recuerdo el día que supe que llegabas al club. Viniste a jugar una apuesta arriesgada. Fue un primer semestre negro, y ya a la segunda fecha me topé con gente que me pidió que exigiera tu salida por la televisión. “Nunca pediré la salida de un DT que no ha tenido ni siquiera 5 partidos para demostrar sus capacidades” dije.

    Terminamos últimos, tocamos el fondo del infierno mismo. Con un plantel destrozado anímicamente, frágil cual cristal que se quebraba en mil pedazos al recibir un gol en contra. Pero seguiste ahí y te volví a apoyar. Y de repente, algo cambió.

    Lo noté en los rostros de los jugadores. Les tocaste la fibra. Y esos mismos que fueron últimos, que fueron objeto de burlas de todos, salieron a la cancha a jugar ese clásico de visita en nuestra propia cancha con fuego en los ojos. Y nos diste la primera gran alegría al ganarle a nuestros vecinos después de 4 largos años.

    Y se hicieron imparables. Ese fuego interno quemaba a los adversarios, hiciste de nuestros jugadores unos guerreros, los llevaste a la gloria. Les enseñaste que nada es imposible, que no existen los gigantes. Le ganaste a Colo Colo después de 49 años e incluso repetiste la gracia en su propia casa. Nos regalaste una copa. Un privilegio que solo un puñado de escogidos ha logrado con nuestro club.

    Del infierno, al cielo. Y del cielo, al infierno.

    De repente, el fuego se consumió. Y tras él se vuelve a vivir la fragilidad del cristal de la desconfianza de tus muchachos. La fe comienza a acabarse, las ideas se nublan, el fuego se extingue y las esperanzas acaban. Muchos ahora piden tu salida, pero yo te vengo a entregar mi última palabra de aliento y quiero pedirte un favor muy especial: Sueña un pequeño sueño.

    Recuérdales a los jugadores todo lo que lucharon para tocar esa copa. Recuérdales que este sueño, este pequeño sueño, es de ellos, de sus familias, de sus admiradores, pequeños y ancianos, hombres y mujeres, no tan solo de Quillota, sino que de La Cruz, Hijuelas, Limache, Con Con e incluso desde fuera de Chile. Hazles saber que como mi viejo que en paz descanse diría: “hasta en las situaciones más terribles existe una oportunidad”; y hoy, que van perdiendo 2-0 en el segundo tiempo y con uno menos todavía hay algo que se puede hacer. Recuérdales que ellos son los mismos que le pintaron la cara a Colo Colo, los mismos que estuvieron más de 15 fechas sin perder, los mismos que llenaron las portadas de diarios y revistas, pero por sobre todas las cosas, los mismos que pueden escribir una página dorada en la historia del club.

    Aún hay tiempo, Miguel. Y es hoy, cuando muchos piden tu salida, cuando muchos ya abandonaron esta lucha, cuando muchos se fueron 10 minutos antes de que termine este partido… es ahora el momento de jugar esos 10 minutos como si fueran los últimos 10 minutos de sus vidas, como si fuera la última oportunidad de alcanzar la gloria.

    Miguel, esto está en tus manos. En tus manos y en la de este puñado de jóvenes hoy desgarrados. Despierta nuevamente ese fuego interno que poseen. Sueña este pequeño sueño.