Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    30.09.2014

    La revancha de Abán

    aban
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    Han sido dos años bastante duros para Gonzalo Abán desde que llegó a San Luis de Quillota. Luego de ser una gran promesa del fútbol argentino, habiendo compartido camarín en las selecciones menores de la albiceleste con delanteros de clase mundial como el Pipita Higuaín, el ex River Plate ha deambulado sin grandes luces por equipos de mucho menos renombre como Ferro Carril Oeste y Racing de Olavarría, antes de llegar al cuadro canario.

    Y sus primeros días en la tienda amarilla estuvieron acompañados de una fuerte lesión que lo tuvo ausente de todo el torneo de transición. Y cuentan los trascendidos que en un gesto de modestia y honestidad habría pedido a la dirigencia renunciar a la institución. “No me gusta estar cobrando el sueldo a fin de mes sin hacer nada”, habría dicho el oriundo de Catamarca. Sin embargo, los dirigentes confiaron en él y le pidieron que se recuperara con tranquilidad.

    En sus primeros partidos por el cuadro canario demostró una entrega encomiable, que le hizo ganarse el corazón de la hinchada. Su velocidad endemoniada y la fuerza con la que pelea cada balón son comentarios recurrentes entre los hinchas a la hora de referirse al argentino. Pero las lesiones no lo dejarían tranquilo: cuando era la figura de la cancha ante Coquimbo Unido, un tirón en su pierna lo sacó del partido. Pese a eso, los hinchas recordarán el momento de la lesión, pues pese a el evidente tirón que sintió al picar un balón de cara a la portería coquimbana, Abán remató con todas las fuerzas que le quedaban, arriesgando incluso su integridad física. Un ejemplo arriesgado de entrega que de hecho lo dejó fuera prácticamente por todo lo que restó del Torneo de Apertura.

    Por lo mismo, aquél recordado primer gol frente a Magallanes fue acompañado de una celebración muy emotiva entre el delantero y la parcialidad amarilla.  Un gol que Gonzalo, entre lágrimas, se lo dedicó a su hijo que, como su fan número uno, lo alentó minutos antes del encuentro. “Estoy seguro que hoy harás un gol, papá”, le habría dicho su pequeño retoño.

    Pese a encontrarse en mejor forma física, la posición en la cual lo colocaba Miguel Ponce (jugando casi de volante por los costados) lo mantuvo alejado de las redes, pese a que buscó el gol con insistencia durante todo el clausura. Y luego del receso Abán parecía venirse con todo: Dos goles en Copa Chile y un golazo que le entregó el primer triunfo de la temporada 2014-2015 parecían presagiar el fin de los maleficios del argentino. Sin embargo, una nueva lesión lo volvería a alejar de las canchas.

    Y este pasado domingo, luego de un mes sin jugar, volvió a vestir la amarilla y tuvo su revancha más anhelada. Y es que Abán fue el jovencito de la película en Hualpén, anotando tres goles y comandando la victoria de los canarios que se colocan por otra fecha más como punteros del complicado torneo de la Primera B. Una revancha anhelada además por la hinchada, considerando que en la delantera había estado el punto flaco del plantel en esta primera parte del campeonato. Es de esperar que Gonzalo se termine convirtiendo en uno de los artífices del sueño que hoy viven los dirigidos por Victor Rivero.