Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    21.10.2014

    Las semejanzas

    san luis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    El otro día me topé en Twitter con un enlace con una columna de uno de los múltiples sitios Web que cubre el fútbol chileno. En la columna, titulada “Un equipo (casi) perfecto” comparan a este San Luis con el mítico equipo de los 80, buscando forzadas relaciones entre los argentinos Viotti, Camposano y Abán con los inolvidables Patricio Yáñez, Victor Cabrera y Jorge Muñoz.

    Más allá de la opinión que me merece la nota, no dejó de llamarme la atención que a estas alturas comenzó el silencioso fenómeno mediático que está asociado a una campaña -que hasta ahora y en cuanto a números se refiere- ha sido notable. Punteros desde la segunda fecha, con la delantera más efectiva del torneo, la valla menos batida y completando 10 fechas en el torneo sin conocer la derrota; éstos  son parte de los avales que poco a poco comienzan a llamar la atención de los diversos medios de prensa – especializados y no tanto  - de nuestro país.

    En ese sentido, es inevitable comparar esta campaña con la anterior, y de pasada, recordar los errores que terminaron desembocando en uno de los finales más amargos de los que haya memoria en la historia de nuestro club, solo comparables con el recordado “Quillotazo” que nos propinó Antofagasta el año 68 o la increíble liguilla de ascenso de tercera división jugada en Quillota el año 92. Y en ese sentido a mi juicio, la exposición mediática a la que se vieron enfrentados jugadores y miembros del cuerpo técnico de nuestro equipo terminaron a mi juicio pasándonos factura.

    El constante acoso de la prensa, que sufrió por ejemplo Cris Martínez, hizo que el delantero paraguayo emitiera declaraciones poco afortunadas que comenzaron lentamente a dividir el que hasta ese entonces se mostraba como un armonioso camarín. Y claro, luego de eliminar a Colo Colo en el Monumental el joven ariete declararía que “quería jugar en un grande de Chile” y que su ciclo en San Luis “había terminado”. Declaraciones que por cierto nada de bien cayeron en sus compañeros y comenzaron a generar una fractura que se hizo evidente cuando el guaraní emigró polémicamente a Perú.

    El pasado torneo se escribieron páginas y páginas, notas y notas sobre la actualidad del cuadro canario y las comparaciones con el San Luis comandado por Pititore no se dejaron esperar. Todos querían ver en la pantalla chica las declaraciones de Ponce, Borrego, Martínez, Meneses o De Paul. ¿Habrá esto influido finalmente en la armonía del camarín? Yo creo que sí.

    Es por lo mismo que me permito pedirle humildemente a nuestra dirigencia, al cuerpo técnico e incluso a nosotros mismos como hinchas, que no cometamos el mismo error de aquella vez. Es necesario mantener alejados a nuestros jugadores de las cámaras y las luces que pueden terminar aislándonos del objetivo final. En ese sentido, la mesura con la que Victor Rivero se expresa domingo a domingo habla de un estado de madurez que espero prevalezca con el pasar de las fechas. Y es que llevamos recién la cuarta parte del torneo jugada y falta mucho aún para siquiera ilusionarse.