Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    17.12.2014

    El hijo pródigo

    cris martinez
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    Una de las columnas que redacté el año pasado que más comentarios y discusión generó se titulaba “Chaíto, Cris”. Esta columna, generada tras la polémica salida de Cris Martínez del cuadro canario, jamás dejó planteada la posibilidad de que el ariete paraguayo volviera a las huestes de calle San Martín.

    ¿Fue realmente relevante la salida del “Torito” del primer equipo relevante a la hora de definir el ascenso frustrado de los canarios a la Primera división? Con el paso de los meses y la cabeza bastante más fría podría decir que a todas luces sí. Si bien el paraguayo parecía generar división y tensión en el camarín, es innegable que su aporte en la delantera era relevante. Sin ir más lejos y pese a no jugar toda la segunda mitad del año, la producción ofensiva de la primera fase le fue suficiente para figurar entre los goleadores de todo el torneo. Con su salida, los dirigidos de Miguel Ponce sucumbieron en la segunda fase del torneo, desmoralizados en la interna y con el poder de ataque cedido a Alejandro Fiorina, que si bien respondió bastante bien en lo que a goles se refiere no tenía el protagonismo ni la potencia en delantera del ahora ex jugador de Universitario de Perú.

    Dicen que en la vida existe el Karma y que este mundo es redondo y da muchas vueltas, y quizás estas son las explicaciones que traen de vuelta, un año más tarde, a Cris en el estadio que tanto disfrutó con sus goles y que tanto criticó su salida. Cual hijo pródigo Martínez fue recibido con un cálido aplauso por sus ahora compañeros y se le ha visto contento en los entrenamientos. Y si bien todavía no está definido si se quedará en el club – se rumorea que el paraguayo desea jugar en primera – la falta de ofertas debido a su desvalorización tras el paso por el fútbol peruano hacen presagiar que su destino le ofrecerá una revancha en San Luis, donde contrariamente a lo que el creía dejó un ciclo sin cerrar.

    Si bien trato de mantener la consecuencia en las cosas que yo escribo en este blog, en las últimas semanas he aprendido la importancia de no mantener rencor en nuestros corazones. Y desde mi tribuna, y tal cual pasó con el hijo pródigo, le doy la bienvenida a Cris Martínez. Creo sinceramente que el aporte que nos puede prestar en la cancha es mucho más importante que la desilusión que nos produjo hace un año con su salida. Espero que se pueda quedar y que de ser ese el caso, trabaje con la humildad y gallardía que demostró en sus primeros años en el canario y nos ayude a cumplir ese sueño inconcluso de llegar a primera.