Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    06.02.2015

    Sueños de niñez

    estrada san luis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    “Sueños de niñez convertirle alguna vez un gran gol a la vida, y encontrar una salida, tan solo una ilución al destino doblego y los sueños de un niño que en crack se convirtió”.

    Eran poco más de las 20:20 del domingo 01 de Febrero de 2015 y sintió el llamado del DT. Se sacó la camiseta de entrenamiento y con la 28 en la espalda, le pasó la papeleta al cuarto árbitro y se puso al borde de la cancha, a la altura del círculo central, a la espera del cambio. Mientras el cuarto árbitro preparaba el tablero electrónico indicando la salida de Rafael Viotti, estiraba sus piernas con ansias, mientras un hincha de la tribuna le gritó “¡Vamos Marco, es hora de cumplir tu sueño, huevón!”.

    “Cambio en San Luis de Quillota. Sale con la camiseta número 20 Rafael Viotti, e ingresa con la número 28 Marco Estrada”. De seguro, esas palabras quedarán grabadas en el recuerdo del ex-mundialista de Sudáfrica 2010.  Poco importó la exitosa carrera del mediocampista, que consideró pasos por Everton, Universidad de Chile y Montpellier de Francia, y su último paso por Al Whada de los Emiratos Árabes. Con títulos en Chile y Francia, e incluso una presencia en un mundial, Marco sintió de igual manera los nervios y la piel de gallina cuando recibió el cálido aplauso de los hinchas que miraban con ojos incrédulos como un jugador de su categoría debutaba con la camiseta amarilla.

    El inmediato romance entre la hinchada y Estrada tiene una historia que nació muchos años atrás. Y es que el volante de quite es formado en estas tierras, y pese a hacer sus infantiles en Quillota, a temprana edad dejó la ciudad debutando en el fútbol profesional en Everton de Viña del Mar. San Luis, en esos años en tercera división, prácticamente no tenía trabajo en las divisiones inferiores y no podría brindarle una verdadera oportunidad a Estrada. Marco siempre manifestó su cariño e identificación con los colores de su ciudad, y prometió volver a Quillota antes de terminar su carrera.

    El paso de los años y los éxitos de Estrada no lo hicieron olvidar aquel sueño de niñez. Ni el ascenso con Everton, ni el título obtenido con la U ni el obtenido en Francia lo hicieron romper su promesa “Me gustaría mucho jugar en San Luis” sería una frase que repetiría una y otra vez. Pero todo se veía lejano.

    Sin embargo, su paso por los Emiratos Árabes y las lesiones comenzaron poco a poco a acercarlo a su ciudad natal. Con otros jugadores y ex jugadores decidieron invertir en Quillota y armar un complejo deportivo en la ciudad, otro de los grandes sueños de Marco. Y sorpresivamente, pidió permiso para entrenar con el cuadro canario.

    Tuvo un duro trabajo para ponerse a punto físicamente. Y pese a recibir otras ofertas bastante más suculentas económicamente – la más concreta desde Estados Unidos – Marco no quiso renunciar a su sueño y firmó por el club de sus amores. Y llegó aquel 01 de Febrero de 2015, un día que el ex-mundialista difícilmente olvidará.

    “Feliz por el triunfo antes que todo, y a título personal es bastante gratificante pertenecer a este equipo, más aun con el recibimiento de la gente de Quillota que me siento un agradecido de ellos. Un saludo en especial a los hinchas que estaban en el estadio que me hicieron sentir nervioso. Se me pararon los pelos al entrar y vestir por primera vez la camiseta de San Luis”, reconoció el zurdo.

    Estrada apuntó a las razones de haber fichado en el equipo de su ciudad. “Se puede decir que es un sueño cumplido haber debutado por San Luis, y de local. Pero más importante va a ser al final del torneo cuando podamos cumplir el objetivo, que es lo que más me motivó a quedarme en el club”.

    Finalmente, Marco cumplió su sueño de niñez.